viernes, 5 de julio de 2013

¿COMO DESACTIVAR EL PASADO?


Nos pasamos al menos un cuarto de nuestras vidas adquiriendo hábitos perjudiciales, sin darnos cuenta que lo hacemos, y sufrimos las consecuencias de ellos el resto de nuestra vida, hasta que con un poco de suerte, ya entrada la madurez, podemos mirarlos con cierto distanciamiento y comprobamos el error. Es tiempo de rectificar. Aprendemos a mentir por miedo a ser rechazados, o desvalorados; y con el fin de ocultar nuestras debilidades, creamos la primera máscara: el engaño, sin entender que somos nosotros mismos, nuestras propias víctimas.
Esa pauta que se crea ya en la infancia, constituye la base del error que supone el no aceptarnos como somos, el no amarnos como seres especiales y es la base de todas las demás. A partir de ahí, lo demás viene casi solo, y así deseamos los bienes ajenos, las vidas ajenas, los éxitos ajenos, y como no nos gusta lo que vemos de nosotros mismos generamos la envidia de la suerte del otro, que nos frustra, y con el tiempo, se vuelve rabiosa, y desemboca en odio, en orgullo, en tristeza, etc.… no voy a enumerar la lista de los pecados capitales, pero lo cierto es que cuanto mas basura acumulamos en nuestra mente, mas oscurecemos la luz de nuestro ser y más desgracias se acumulan en nuestras vidas…
Somos vibración y esto no es mística sino ciencia pura. Cuanto mayor es el nivel de vibración de una energía, mas luminosa se vuelve ésta y de la misma forma, la tendencia al desánimo, al aburrimiento, o la depresión, ralentiza la vibración de la energía transformándola en densa y opaca, por lo que el esfuerzo para lograr algo que nos satisfaga, es muy grande y a veces hasta inútil o ¿has conocido a alguien en estado depresivo que haya logrado algún triunfo en la vida? Reconócelo el éxito siempre tiene su origen en la fe de uno mismo.
Nuestra mente es permanentemente insaciable de pensamientos. La magia está en que tú tomes el control de tu mente y actúes de timonel orientando el rumbo de tu vida hacia la alta o la baja vibración, y en función de esa actitud tuya tus esfuerzos estarán enfocados a lograr el éxito o el fracaso.
NECESITAMOS UN CAMBIO INTERNO
Nuestra mente es una pizarra muy versátil, en la que todo pensamiento consciente o inconsciente queda anotado de forma indeleble, y eso se llama pauta. Cuando trabajaba en el mundo comercial, se creo una costumbre con los compañeros de oficina, y hacíamos una parada en el bar más próximo, con el fin de tomar unas cervezas y compartir unas risas, antes de ir a casa.
Ese habito se rompió el día que me retiré del mundo laboral, pero constaté que cada día, a la misma hora yo me preparaba mi aperitivo sacaba mi cerveza del frigo y me la tomaba mirando la tele, como si me hubiera quedado enganchada a ese minuto diario. Si por descuido no había cerveza en el frigo, entonces tomaba conciencia de ese momento y lo extrañaba…
Esta costumbre desapareció el día que, siguiendo mis deseos más profundos me inscribí en una escuela de astrología cabalista, cuyas clases coincidían casualmente con la hora de la cerveza. ¿Que ocurrió en mi mente?, sencillamente cambie de una vibración mas densa a otra de mayor vibración. Abandoné el deseo frustrado de la proyección laboral y asumí la nueva realidad de un trabajo mas interno y profundo a nivel mental. Mi pauta perniciosa a la cerveza en solitario se disolvió en el mundo de karmas y planetas. Había cambiado de vibración.
Puede parecer una tontería, pero en mi caso a partir de esa actitud mi vida dio un giro radical en todos los planos y aun hoy en día, 20 años después de aquel paso, continúo mi trabajo de deshacerme de mis máscaras y ser más honesta conmigo misma, nada extraño por otra parte, ya que el ser humano es un hermoso mutante que al igual que la cebolla cuantas más capas rígidas le quitas mas jugosa aparece pero la última de las capas está ya en el corazón.
COMO ELIMINAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS
Siempre que quieras cambiar un patrón de la mente que se ha convertido en un hábito duradero, respirar es lo mejor.  Todos los hábitos mentales están asociados con el patrón de respiración. Cambia el patrón de respiración y la mente cambiará inmediatamente. Siempre que observes que esté surgiendo en ti un juicio y que estés cayendo en un viejo hábito, exhala inmediatamente, como si estuvieras tirando el juicio con la exhalación. Exhala profundamente, inflando el estómago con la inspiración como si fuera un globo y expúlsalo a ser posible, visualizando cómo ese juicio está siendo expelido. Después repite esta operación por 3 veces y simplemente y observa tus sensaciones internas.
Sentirás una frescura completa: el viejo hábito no habrá logrado tomar posesión.
Para recibir debemos previamente vaciar.
Comienza con la exhalación, no con la inhalación.
Cuando quieras absorber algo, empieza con la inhalación; cuando quieras deshacerte de algo, comienza con la exhalación.
Sólo mira la manera en que tu mente se encuentra. Podrás ver que ese pensamiento angustioso ha desaparecido y ahora hay vacío. Ahora te sientes un poco mejor, e incluso puedes pensar que aquella situación fue algo sin sentido, y no merecía la pena tanta angustia. Has dejado una vieja pauta fuera de tu vida y esa no se repetirá. Puede que un día aparezca otra pauta no igual, pero si similar, y eso no es de extrañar, si tenemos en cuenta nuestras otras 1000 máscaras restantes listas a destacar y mantener el control del error. Pero ahora ya sabes como actuar y poco a poco verás como van desapareciendo las viejas tendencias y surgen otras mucho mejores o más acordes con tu estado evolutivo.
Cuando tomamos conciencia del hábito erróneo y lo eliminamos simbólicamente con la exhalación, desaparece el engaño y la claridad despeja las sombras.
Si vas al terapeuta antes de comenzar la sesión veras que todos dicen respira hondo y suelta el aire, es como abrir una puerta en los planos sutiles para vaciar viejas energías.
Cuando nos dan un susto instintivamente nuestro cuerpo suspira soltando el aire para alejar esa sensación del cuerpo y no dañar al corazón.
Esto sucede con todos los hábitos. Por ejemplo, si fumas y sientes la necesidad de fumar pero no quieres, inmediatamente exhala profundamente y expele la necesidad. Respira profundamente y verás que la necesidad ha desaparecido de manera inmediata. Si estas pasando por un momento de angustia en tu vida, acumula esos pensamientos en tu mente centrando la atención en ellos, y con las dos manos haz como si recogieras madejas de hilos con nudos de tu cabeza comenzando con la parte posterior hasta llegar a la frente y con un movimiento fuerte y seguro separa los brazos del cuerpo, y abre bien las manos, como si tiraras esa basura al espacio, al tiempo que expulsas el aire diciendo PHET con energía, como si lo escupieras.
Esta puede convertirse en una herramienta sumamente importante para el cambio interno.
Ojala estas líneas sean útiles para muchos
Compartido con mucho cariño,
Isolda Rodríguez
Publicar un comentario