viernes, 24 de agosto de 2012

ARCANGEL METATRON

En el segundo Mundo, Briah, habitan los Arcángeles, y en Kether es al Arcángel METATRÓN el que preside sobre todos los demás.

También conocido como: Matatetrón, Merratón, Metaraón. COLOR: Blanco brillante puro. SU NOMBRE SIGNIFICA: El Gran Maestro, el Gran Instructor. “Metatrón” deriva del griego “meta thronon” que indica literalmente: junto o lado del trono de Dios. Sin embargo, “Metatrón” significa: mensajero. Él es la vestidura de Al Shaddai, la manifestación visible de Dios. Todopoderoso. SU NÚMERO ES: 314.

Es el que rige a los otros Arcángeles del Universo que a la vez rigen sobre los cuerpos celestes y sobre todas las evoluciones que moran en ellos. Él preside sobre el Árbol de la Vida y sobre Kether. Se le conoce como el Príncipe de las Fases, el Príncipe de los Rostros, el Ángel de la Presencia, Príncipe del Mundo, El Shaddai, el Omnipotente y Todopoderoso, el Mensajero y Shekina. Es el Príncipe de los Príncipes de las Fases Divinas, etc.

Metatrón, según una leyenda, es el Patriarca Enoc, y lo colocan como el autor del libro apócrifo que lleva el nombre de este profeta, escrito un Siglo A.C. Por este motivo, a Metatrón se le menciona como el escriba divino, el que anota todas las instrucciones de Dios para la humanidad. Se le identifica también como el Ángel de los Registros Akáshicos o Archivos Divinos. También se le identifica como el Ángel de la Muerte o de la Luz. Todas estas correspondencias lo relacionan con los Lipika, o los Cuatro Ángeles del Karma de la filosofía Hindú. Otra leyenda narra que cuando Dios le encarga que escriba los principios y normas para la humanidad, Metatrón se convierte en un severísimo Ángel con treinta y seis alas cubiertas de plumas cubiertas de 365.000 ojos. También se le identifica como el que condujo a los judíos durante el Éxodo de Egipto hacia la Tierra Prometida, por lo que se le relaciona con Jehová. Se identifica como al Ángel que en el cielo instruye a los niños que mueren prematuramente. Se dice que es el Ángel de mas estatura; tan alto como lo fue Adán antes de perder su estado de gracia. Por esto se le relaciona con Adam Kadmon, el Hombre Celeste, el Hombre Perfecto; como lo fue Adán antes de caer en la materia.

Otros relatos indican que la estatura de Metatrón solo se equipara con la de su hermano gemelo, Sandalphon; o con la de Anafiel, o con la del Profeta Elías. En el Zohar, Metatrón es la vara de Moisés que produce vida y muerte.

Información del Libro de Lucy Aspra: "Manual de Los Ángeles Vol.l, Dí ¡sí! a los Ángeles y Sé Completamente Feliz"

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN CELESTIAL
: Anotador del Libro de la Vida y escriba de todos nuestros actos.

DONES PARA LA TIERRA: Nos ayuda a encontrar la medida apropiada para todo lo que hacemos; actúa como testigo del bien que hacemos y del amor que damos; nos ayuda a comprender nuestro potencial como seres humanos amorosos y valiosos.

METATRÓN es el único ángel dentro de las esferas celestiales que fuera en un tiempo humano. Se le conocía como Enoc, y era el séptimo Patriarca después de Adán. Se ha escrito que «caminó con Dios» y fue arrebatado a los Cielos, donde fue convertido en Arcángel. En las escrituras judías se especula que él sea Shekinah, el ángel que condujo a los hijos de Israel fuera del desierto. También se piensa que fue Metatrón quien detuvo a Abraham, impidiendo que sacrificara a Dios su hijo Isaac.

Metatrón también es conocido como el primero y el último de los Arcángeles, y recibe diversas denominaciones como Canciller del Cielo, Ángel de la Alianza y Rey de los Ángeles. Su función celestial es la de supervisar la anotación de todos nuestros actos en el Libro de la Vida.

Es
tá encargado de apoyar la vida y los actos humanos como puente entre la Divinidad y la humanidad. Podemos buscar su consejo pidiéndole que nos ayude a encontrar la medida apropiada para cada acción que emprendamos en nuestras vidas. A un cierto nivel esto significa ayudamos a encontrar el equilibrio entre lo que damos y lo que guardamos para nosotros mismos. Esto nos permite mantener límites bien definidos, y conservar, por tanto, un claro sentido de nosotros mismos, tan necesario si hemos de tener éxito en llevar a cumplimiento nuestro potencial dentro del mundo de la forma.

Metatrón puede ayudamos a encontrar la medida apropiada en el amor, el trabajo y el recreo, de modo que podamos llevar vidas equilibradas y saludables, ricas en armonía y serenidad. También será un testigo del bien que hagamos, quizá de esos actos de amor o benevolencia no reconocidos por los demás. También puede ayudamos cuando ponemos esfuerzo y trabajo en hacer algo, sea lo que sea: podría ser cualquier cosa, desde tratar de que una relación funcione, perder peso, o abandonar un hábito adictivo o perjudicial, hasta arrojamos por completo a una causa o esfuerzo en equipo.

Podemos orar al Arcángel Metatrón para que guíe nuestros esfuerzos y nos ayude a encontrar la medida correcta para nuestro rendimiento y actividades. Podemos pedir a Metatrón en nuestra meditación que nos asista en saber cuando puede ser ya bastante, o cuándo necesitamos hacer más por nosotros mismos o por los demás.
Publicar un comentario