viernes, 31 de agosto de 2012

TODO SOBRE VELAS


La luz y la oscuridad son contrastes necesarios para la mente que reconoce a través de las diferencias su propia intervención en el quehacer universal. Toma conciencia de su posición a través de la reflexión y verifica a través de experiencias su presencia en el mundo.

La luz es lo opuesto a la oscuridad y como luz también es materia que tiene un lado positivo y otro negativo. Es positivo porque nos reafirma en cuanto nos permite vernos y es negativo en tanto que puede encandilarnos y no permitirnos ver más allá de su área de influencia.

La luz es una referencia, una señal que nos ayuda a orientarnos en el camino, porque de esa forma sabemos cabalmente donde estamos parados.

Las velas son el elemento más primario que transporta la iluminación, junto con el sol y con el fuego de la hoguera de las cavernas de nuestros antepasados, es un elemento arquetípico que funciona independientemente de cualquier cultura, pues siempre cumple con la misma misión, reflejar.

Pero, si bien, la función primaria de la luz es iluminar, la secundaria es activar el potencial psíquico de las conciencias humanas, pues de alguna manera nos ayuda a comprobar nuestra experiencia en el mundo, es la razón de la razón, poder ver y autoafirmarnos.

Existen diversos colores de velas y todas tienen una relación directa con la luz, es por este motivo que la cromoterapia actúa a través de la radiación de determinados rayos lumínicos sobre el cuerpo y la mente de quien los recibe. Pero este es un tema para ver más adelante.

Además de los colores utilizados en la fabricación de las velas, también las formas ocupan un lugar importante para la mente humana. Esto tiene que ver con las antiguas formas de magias simpáticas, que imitaban aquello que querían atraer o rechazar.

Veremos en esta primera parte, los colores de las velas y su uso en diferentes ocasiones. Uno puede trabajar con velas solamente, si lo desea, pues es una manera de enfocar la mente en una sola dirección mientras continúa el poder del fuego manifestándose lo cual es indicio que no se apagará aquello que tanto deseamos.
 

LOS COLORES DE LAS VELAS Y SU SIGNIFICADO

Blanco: es una vela que puede usarse siempre en todo momento, pues su misión es la de iluminar y potenciar todos los pedidos. Cuando no se tenga otro color para llevar a cabo un trabajo espiritual determinado en el que sería propicio, podemos usar una vela blanca con los mismos resultados. El blanco es la suma de todos los colores, es como un prisma que irradia toda la gama de luz reunidas en un punto. Es el color de la protección espiritual y purificación.
Rosa: Este color es apropiado para ser usado en casos de armonía de parejas y sobre todo es potenciado por las mujeres cuando las encienden para atraer el amor. Es un color protector y benéfico en todos sus aspectos pues reúne el rojo vital con el blanco purificador, lo cual da por resultado un suave ajuste entre la fuerza y la dulzura.
Amarillo: Esta vela se relaciona con el dorado, con el color del sol, con la actividad que proporciona la luz solar. Las velas doradas son muy usadas en rituales de elevación espiritual, pues este color se relaciona directamente con Dios y su metal asociado: el oro. Este color en muchas creencias populares se lo relaciona con la envidia o el desprecio, pero no es muy fundada esta creencia, pues el color amarillo siempre fue el color de la divinidad. También se lo asocia a la ambición y el egoísmo, lo cual es el aspecto negativo de un sobre-exceso de este color, pero en su justa medida no tiene por qué ser negativo. Se utiliza el color amarillo cuando se quiere obtener beneficios tanto materiales como espirituales. En el primer caso se relaciona con el trabajo, la sana ambición, la riqueza, la fortuna, el brillo y el esplendor. En el segundo caso con la claridad de pensamiento, la intelectualidad, la memoria, la luz espiritual y la evolución de la conciencia.
Celeste: Este color de vela es usado para la armonía y la comunicación espiritual. Se lo relaciona con los ángeles y el mundo celestial. En los problemas familiares actúa favorablemente, pues es un color de paz y armonía. También es usado para ayudar a los niños y a las personas que pasan por períodos de inestabilidad emocional. Es el color de la paz y la evolución espiritual.
Azul: Es la vela de la justicia, la ecuanimidad y frialdad. Actúa positivamente cuando queremos tranquilizar o ayudar a calmar a las personas enojadas. Si bien es un color que no se usa mucho en rituales religiosos ni mágicos, puede ser eficaz en muchos momentos que se necesite de mantener relaciones amorosas o promover una estabilidad en las relaciones. Es conveniente para aquellas personas que estudian o tienen un trabajo donde el nerviosismo es una constante. El efecto del color azul en la mente es de crear una conciencia orientada hacia la propia responsabilidad en los actos, por ello es un color que no todos deberían usar indiscriminadamente ya que en muchas ocasiones sería necesario trabajar con otros colores hasta obtener la seguridad de actuar con responsabilidad en la vida y asumir las consecuencias de sus actos. Esta vela es para los pedidos de justicia, orden, tranquilidad, enfriar relaciones.
Verde: Esta vela porta un color neutral, pues no es frio ni caliente, actúa sobre el sistema nervioso a modo de bálsamo, tranquiliza y activa centro energéticos que tienden a mejorar y estabilizar la voluntad curativa de las personas. Es el color de la esperanza y la naturaleza creadora, el color de vida en la tierra y sus hierbas curativas. El color verde se usa principalmente para atraer la buena salud, la estabilidad emocional y promover situaciones que requieran prosperidad.
Rojo: Este color tiene una relación directa con la vitalidad, es un color activo, caliente, movilizador. En las velas es un color mágico y de poder, pues su vibración se hace sentir inmediatamente en el ser humano, tal vea por su correspondencia con el color de la sangre.
Fue usado desde la antigüedad como símbolo de poder y acción, impulso y actividad, por eso es un color masculino que se expande en el alma del hombre para beneficiarlo, aunque en sobre exceso puede ser perjudicial potenciándose demasiado extralimitándose. Actúa sobre los pedidos de amor cuando es encendida por un hombre, despierta la vitalidad y la pasión, es activadora de emprendimientos y refuerza la acción y reacción.

Marrón: Este color de vela puede no ser muy recomendable para las personas sensibles en la meditación o el trabajo interior, pues puede crear una sensación de tristeza o depresión. En cambio para aquellas personas con determinación o carácter dominante puede ser usado sin problemas. Atrae el trabajo, la estabilidad en el hogar, a superar situaciones penosas a través de un trabajo interior en el que nos enfrentamos a nuestros temores. Nos remite a las profundidades de lo inconciente y sus fuerzas dominantes.
Violeta: Este color es liberador de culpas y de karmas pasados, pues se lo relaciona con el fuego consumidor de traumas. Es un color que puede usarse en determinados momentos, pero no hacer de el una bandera constante, pues en exceso enfría y promueve el olvido de todo. Puede usarse para liberar a la persona de problemas emocionales como también para ayudar a abrir los caminos que se encuentran atascados por "extraños sucesos" que muchas veces ser los asocia a trabajos de brujería. Este color ayuda mucho en situaciones de estrés o que se necesite de un auxilio rápido en problemas de justicia.
Fucsia: Este color es para casos en que se necesite aplacar a una persona soberbia o altanera. También es usado para mantener un lugar libre y en paz de injerencias de personas molestas. Libera eficazmente a la vez que atrae actividades propicias para quien esté en sintonía con las actividades creativas.
Lavanda: Este es un color que en velas no es muy usado, pues tiene una tendencia a despertar en las personas ciertas facultades paranormales que no todos están dispuestos a despertar. Es una vela o un color que no todas las personas puedan usar, no se ajusta a todos. A algunos les caerá muy bien, en cambio a otras puede no ayudar para nada. Se relaciona con el espiritismo, la magia, los poderes psíquicos, la sensibilidad en general y con el ocultismo. En muchas ocasiones puede encenderse para atraer la armonía en la familia o favorecer la imaginación y la intuición.
Negro: Este color está asociado a la magia negra en su invocación a los muertos. Si bien el color negro en su aspecto positivo refiere a meditación profunda, reflexión sobre Dios y sus misterios, en la magia antigua y por herencia se ha asociado a rituales dedicados a las entidades de la noche y a la nigromancia, lo cual es invocación a los muertos para adivinar el porvenir. No es un color recomendable para usar si no se tiene un conocimiento profundo de las fuerzas inconcientes que se pueden desatar, pues el uso del fuego de las velas negras tiene como devolución el acercamiento de entidades de origen afín, o sea del misterio y la magia negra.
 

LAS VELAS Y EL ZODÍACO
ARIES:El color apropiado es el CARMESI o ROJO VIVAZ. Utilizado normalmente para fortalecer los emprendimientos, sean de empresas, negocios, comercios, estudios. También es favorable en los casos que se necesite de ingenio o habilidad en las contiendas, aunque no debe excederse en el uso.
TAURO:Su color es el VERDE, en todas sus tonalidades, favorece la estabilidad económica, tanto en el hogar como en el trabajo. Propicia la adquisición de tierras o bienes inmuebles. En el amor también es favorable ya que ayuda a la estabilización de las emociones.
GEMINIS:
Color regente LAVANDA, GRIS, CELESTE. Actúa en los negocios, estudios, comercio, en actividades que requieran fortalecerse las actividades cerebrales. En amor es conveniente cuando se trata de ayudar o atraer al ser amado de este signo.

CANCER:
Color usado en las velas BLANCO, AMARILLO CLARO. Propicia la receptividad, la intuición, para la protección, viajes y seguridad en el agua.

LEO:
Su color es el NARANJA, AMARILLO ORO, ROJO. Su empleo favorece los buenos negocios, el éxito en algún emprendimiento comercial o cultural.

VIRGO:
Generalmente se usa el color MARRÓN, AZUL. Es emplea para tranquilizar a las personas, llevar serenidad y calma ante situaciones que requieran mayor grado de análisis. También se asocia al trabajo y a la armonía en las relaciones laborales.

LIBRA:
Color usado en las velas CELESTE, VERDE CLARO, COLOR ROJO COBRE. Ayuda a liberar la mente de oscuridades, colabora en la expresión de los poderes psíquicos de manera más armoniosa, atrae al buena suerte y la protección ante entes negativos.

ESCORPIO:
El color ROJO FUERTE, AZUL OSCURO, VIOLETA PROFUNDO. Actúa favorablemente en los místicos y aquellas personas que sientan necesidad de revertir situaciones kármicas. Ayuda a la liberación de emociones escondidas en lo más profundo de la mente no conciente.

SAGITARIO:
Este signo lleva color AZUL, TURQUESA. Atrae la ayuda de maestros espirituales, utilizadas normalmente para lograr mayor amplitud mental, para calmar los ánimos. Para los estudiantes es recomendable el AZUL CLARO.

CAPRICORNIO:
El color en las velas puede ser MARRON, GRIS, ROJO OSCURO. Protege contra las malas influencias y dificultades derivadas de la envidia. Para las personas que no son de este signo conviene encender velas de color rojo o marrón rojizo para protección contra la envidia o negatividad de gente molesta.

ACUARIO:
El color de este signo utiliza el color VIOLETA, VERDE CLARO, ROJO. Es propicia para la paz, para situaciones tormentosas que necesiten de un momento de reflexión. Ayuda a lograr justicia y la revelación de verdades.

PISCIS:
En velas, el color apropiado es VERDE CLARO, CELESTE, AMARILLO OSCURO. Ayuda a proyectar los sentimientos, paz y claridad en las emociones. Se utiliza para pedidos de liberación espiritual, ayuda a las parejas distanciadas y reconciliación.


 LOS SANTOS Y COLORES DE VELAS
Cada santo o entidad espiritual, podemos invocar a través del encendido de una vela del color que asociado a sus virtudes o de acuerdo a la gracias solicitada:
Santos
Stella Maris (Virgen de los marinos y del mar) CELESTE Y BLANCA.
San Cayetano (Santo del trabajo y la abundancia en el hogar).
AMARILLO Y BLANCO

San Marcos de León (Auspicia en casos legales, estudios o amores)
BLANCA Y ROJA

San Onofre (Protector de los viudos, ayuda en el trabajo y otras gracias urgentes)
AMARILLO Y MARRÓN

San Cipriano (Protector contra las negatividades y trabajos de brujería)
PARTE INFERIOR NEGRO Y SUPERIOR BLANCO

Santa Liberata (Protectora en casos de peligros, obsesiones, negatividades)
ROSA

San Miguel (Para la protección espiritual, contra la soberbia, envidias y egoísmos)
VIOLETA, FUCSIA, ROJA

Santa Catalina (para casos imposibles, luchadora y defensora de la verdad
ROJA, BLANCA Y AZUL


San Rafael (Arcángel de la salud, medicina de Dios)
TONOS DE VERDE

San Pantaleón (Santo de la medicina)
VERDE Y BLANCO

San Gabriel (Ángel de la anunciación, protector de embarazos y matrimonios)
ROSA - BLANCO – CELESTE

San Valentín (Protector de los novios y enamorados)
ROJA - ROSA – BLANCO

Santa Rosa de Lima (Protectora en casos urgentes)
ROJO Y BLANCO

San Jorge (Protector ante la magia negra y contra las injusticias o envidias)
ROJA BLANCA Y VERDE

Rosa Mística (Auxilia en problemas físicos y psíquicos)
BLANCA, AMARILLA Y ROJA.
Publicar un comentario