martes, 20 de marzo de 2012

Arcangel Azrael el Angel de la muerte


No confundir al Ángel de la Muerte, Azrael, con la Santa Muerte ni con San La Muerte

Azrael es uno de los nombres que recibe el ángel de la muerte. También llamado Abou-Jaria por los musulmanes y Mordad entre los persas, tiene por misión recibir las almas de los muertos y conducirlas para ser juzgadas. Según cuenta la tradición, Dios envió a cuatro de sus arcángeles para buscaran polvo de las cuatro esquinas de la tierra para crear a Adán a su imagen y semejanza. De los cuatros arcángeles enviados –Michael, Israfel, Gabriel y Azrael-, solamente Azrael pudo cumplir el recado y trajo ante Dios el polvo del cual creó a Adán. Por esta acción, Dios le dio a Azrael la misión de ser el ángel encargado de separar el alma o espíritu de los cuerpos de los seres humanos; de esta forma Azrael se convirtió en el Ángel de la Muerte.

Como ya hemos escrito en otros artículos sobre esta entidad, es conocido como el Ángel de la Muerte entre los judíos y musulmanes, y es la derivación del nombre árabe Izrail, el cual aparece en el Corán y significa “Quien a Dios ayuda”. También aparece en el Corán como Malaikat Al-Maut, que es una traducción literal de “ángel de la muerte”. También se deletrea Azrail, Ashriel, Azaril, Azriel, y Ozryel, e incluso aparece en los escritos del hereje cristiano Marción, donde es mencionado como el ángel de la Ley.

Generalmente se le describe como un arcángel bajo las órdenes de Dios, y no como otras personificaciones más lúgubres de la muerte. Dependiendo del punto de vista de las diferentes religiones en las que figura, éste reside en diferentes lugares, pero el más habitual es el tercer cielo. Se dice de él que una vez cada 13 mil años es asignado como ángel guardián a una persona muy especial, que será afortunada más allá de los demás. Azrael es el arcángel de la muerte, pero en su buen sentido. Él dice que no debemos temer a la muerte ya que en ella está la paz eterna. Una de sus principales misiones es la de rescatar las almas que fueron injustamente al infierno. Él ha renunciado al cielo y tiene un coro (ejército de ángeles) a su cargo. Es el único ángel que puede viajar entre el cielo y el infierno, entre la luz y la oscuridad; cuando no está en el tercer cielo o entre los humanos, tiene su lugar por encima de los arcángeles Miguel y Gabriel.



No confundir con la Santa Muerte
Pero, en ningún caso, se debe confundir a Azrael con la Santa Muerte. Algunos lectores nos han planteado sus dudas al respecto, y por supuesto queremos dejarlo aquí muy claro: son dos entidades o personificaciones totalmente distintas. La “Santa Muerte” o “Santísima Muerte” es una figura de culto mexicana, que recibe peticiones de amor, afectos, suerte, dinero y protección, así como también peticiones malintecionadas y de daño a terceros por parte de sus fieles.

Según algunas fuentes históricas, el culto contemporáneo a la Santa Muerte apareció en Hidalgo hacia 1965. Y está arraigado en los estados de México, Guerrero, Veracruz, Tamaulipas, Campeche, Morelos y el Distrito Federal (en el barrio de Tepito es de uso común entre los delincuentes o los comerciantes). También en Nuevo León, Chihuahua y Tamaulipas.

La Santa Muerte se ha vuelto un rito de entrecruzamientos culturales, donde confluyen usos heterodoxos del santoral católico y otras creencias alternas, como la santería. La Santa Muerte se vincula con la Virgen del Carmen, y con Oyá, la Señora de los Panteones. Colinda con el vudú y el satanismo. Y se le adora en consultorios, templos privados o altares con veladoras, flores o botellas de tequila.

Las personas que viven en situaciones de alto riesgo son quienes suelen portar de forma ostensible un dije o un escapulario con esta imagen. O un tatuaje en la piel. La llevan militares, policías, narcotraficantes, delincuentes y prostitutas; aunque como todas las reglas, existen excepciones.


Similitud de la Santa Muerte con San La Muerte

La Santa Muerte venerada en México tiene una gran similitud con el culto originario de Paraguay y denominado “San La Muerte”. Esta última, San La Muerte, es un personaje o entidad venerada en el Paraguay y cuya influencia se ha extendido al noreste de Argentina, principalmente en la provincia de Corrientes y en menor medida en Misiones, Chaco, Formosa y, al sur de Brasil (Paraná, Santa Catarina, Rio Grande do Sul); desde los años 60 y debido a las migraciones internas, el culto se ha propagado también por ciertas zonas de la provincia argentina de Santa Fe y, especialmente, al Gran Buenos Aires. Además de San La Muerte, se le conoce también con otros muchos nombres, como por ejemplo: Señor de la Buena Muerte, Señor de la Paciencia, San Justo Nuestro Señor de la Buena Muerte, Nuestro Señor de Dios y la Muerte, San Esqueleto , Ayucaba, Señor que Todo lo Puede (en Formosa), San Severo de la Muerte (especialmente en Corrientes y en Formosa), o – a veces por temor– solamente San.
Publicar un comentario en la entrada