sábado, 31 de marzo de 2012

ENERGIA. ( Por Patricia L Sánchez O)

“Nuestro YO no se agota en el borde de nuestro cuerpo físico, sino que lo trasciende.
Nuestro YO abarca mucho más que nuestro cuerpo”.
Cuando comenzamos a evolucionar espiritualmente llegamos a un punto en que tomamos conciencia de que somos algo más, mucho más que un cuerpo físico.
Comprendemos que en el mundo hay muchas otras realidades además de las que podemos captar a través de los sentidos. Generalmente nos concentramos solo en las cosas visibles y tangibles, porque creemos que son las únicas reales. Sin embargo, día a día la ciencia nos brinda pruebas de que la realidad es mucho mas amplia de lo que solemos suponer.
Si no tenemos conciencia de las fuerzas que influyen sobre nosotros, podemos ver debilitado nuestro sistema de energía . Esta debilidad puede manifestarse como un desequilibrio físico o emocional..
Todos sin excepción hemos tenido alguna vez experiencias en las que nuestras energías fueron afectadas por fuerzas del exterior. Los ruidos extraños y las descargas eléctricas, sin duda tienen una incidencia directa sobre nosotros.
TODO ES ENERGIA.
Cuando emitimos un pensamiento, un sentimiento o hablamos, se desprende de nosotros una masa de energía. Aunque en un principio se pensaba que solamente podía ser vista por los iniciados, los místicos o los profetas, ahora se han encontrado perfectos y fáciles métodos para fotografiarla. La energía tiene color y vibración.

La energía es una emanación que rodea a los seres humanos, principalmente como un círculo alrededor de la cabeza y el nombre mas conocido es el de “Aura”, de ahí los retratos de santos y dioses que los muestran rodeados de luz.
El aura calibra el desarrollo mental y otras condiciones espirituales, la salud, el nivel de comunicación con nuestro Ser Interior y las emociones. Es una manifestación externa de nuestros pensamientos, comportamientos y problemas más íntimos.

La energía positiva es fuerte y tiene una elevada frecuencia de vibración, existen personas con las cuales nos sentimos maravillosamente, emanan paz, alegría, tranquilidad.
La energía negativa es débil, por eso cuando vemos una persona con esta energía, seguramente será una persona manipulable y que se cansa con bastante frecuencia. Pero si se trata de un lugar negativo decimos: “Que pesado se siente este lugar”.
Ahora ya sabes que tu cuerpo no es solo un saco de huesos ajeno a tu energía y a tu ser mas profundo: es parte de lo mismo, préstale atención y aprende a integrar ambos cuerpos: el físico y el energético.
La forma mas saludable de mantener bien equilibrada nuestra energía es a través de nuestros pensamientos y sentimientos, elevándolos a niveles mas positivos; así como tener una buena dieta, hacer ejercicio, tener tiempos para, relajación, esparcimientos, etc.
También existen varios ejercicios para contrarrestar la energía negativa y poder así mantener el equilibrio energético, en este texto solo detallaremos algunos que consideramos son muy sencillos:
Por las mañanas, antes de levantarte de la cama, estira tu cuerpo plácidamente, da gracias a Dios por tu nuevo día y di que hoy todo te saldrá bien. Esta es una forma de programar nuestra mente. Cuando estés en la regadera así como aseas tu cuerpo, visualiza que también estás limpiando tu energía, haciendo pases con las manos de la cabeza a los pies, de esta forma reorganizarás y optimizarás el flujo energético de tu cuerpo.
Si en algún momento del día te sientes cansado o agotado, lo único que tienes que hacer es ponerte de pie y levantar las manos con las palmas hacia fuera, baja lentamente tus brazos hacia el frente y empieza a girar por todo el entorno de tu cuerpo (en el sentido de las manecillas del reloj) hasta llegar casi a la altura de tus pies. Este ejercicio recargará tu campo energético.
Por la noche y antes de acostarte, practica la caricia del aura. Este ejercicio es muy sencillo: coloca tus brazos enfrente de tu cara, haciendo que las palmas de tus manos queden por arriba de tu cabeza y comienza a bajarlas lentamente, acariciando tu cuerpo sin tocarlo. Este ejercicio eliminará cualquier carga negativa facilitando la relajación y el sueño.
En todos los ejercicios la respiración es sumamente importante, esta deberá hacerse de forma profunda, inhalando por la nariz y exhalando por la boca.
“El día de hoy has movido tu cuerpo exclusivamente con tu energía.
Mañana, sin necesidad de pensarlo, empezarás a hacer lo mismo
en cualquier momento y en cualquier lugar.
El cuerpo jamás olvida lo que una vez aprende.
Confía en él”.
Ledo Miranda Lules.
(Este ultimo texto ha sido extraído del libro” manual de Meditación energética” editado por LATINOAMERICANA EDITORA S.A.)
Publicar un comentario