miércoles, 7 de marzo de 2012

ARCANGELES (CURSO)

El Arcángel Metatrón

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN CELESTIAL
: Anotador del Libro de la Vida y escriba de todos nuestros actos.
DONES PARA LA TIERRA: Nos ayuda a encontrar la medida apropiada para todo lo que hacemos; actúa como testigo del bien que hacemos y del amor que damos; nos ayuda a comprender nuestro potencial como seres humanos amorosos y valiosos.

METATRÓN es el único ángel dentro de las esferas celestiales que fuera en un tiempo humano. Se le conocía como Enoc, y era el séptimo Patriarca después de Adán. Se ha escrito que «caminó con Dios» y fue arrebatado a los Cielos, donde fue convertido en Arcángel. En las escrituras judías se especula que él sea Shekinah, el ángel que condujo a los hijos de Israel fuera del desierto. También se piensa que fue Metatrón quien detuvo a Abraham, impidiendo que sacrificara a Dios su hijo Isaac.

Metatrón también es conocido como el primero y el último de los Arcángeles, y recibe diversas denominaciones como Canciller del Cielo, Ángel de la Alianza y Rey de los Ángeles. Su función celestial es la de supervisar la anotación de todos nuestros actos en el Libro de la Vida.

Es
tá encargado de apoyar la vida y los actos humanos como puente entre la Divinidad y la humanidad. Podemos buscar su consejo pidiéndole que nos ayude a encontrar la medida apropiada para cada acción que emprendamos en nuestras vidas. A un cierto nivel esto significa ayudamos a encontrar el equilibrio entre lo que damos y lo que guardamos para nosotros mismos. Esto nos permite mantener límites bien definidos, y conservar, por tanto, un claro sentido de nosotros mismos, tan necesario si hemos de tener éxito en llevar a cumplimiento nuestro potencial dentro del mundo de la forma.

Metatrón puede ayudamos a encontrar la medida apropiada en el amor, el trabajo y el recreo, de modo que podamos llevar vidas equilibradas y saludables, ricas en armonía y serenidad. También será un testigo del bien que hagamos, quizá de esos actos de amor o benevolencia no reconocidos por los demás. También puede ayudamos cuando ponemos esfuerzo y trabajo en hacer algo, sea lo que sea: podría ser cualquier cosa, desde tratar de que una relación funcione, perder peso, o abandonar un hábito adictivo o perjudicial, hasta arrojamos por completo a una causa o esfuerzo en equipo.

Podemos orar al Arcángel Metatrón para que guíe nuestros esfuerzos y nos ayude a encontrar la medida correcta para nuestro rendimiento y actividades. Podemos pedir a Metatrón en nuestra meditación que nos asista en saber cuando puede ser ya bastante, o cuándo necesitamos hacer más por nosotros mismos o por los demás.

El Arcángel Miguel

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Comandante en Jefe de los Ejércitos Celestiales.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a mantenemos fuertes frente a la adversidad; a resolver nuestra negatividad personal; a encontrar fuerza cuando estamos solos o nos sentimos como extraños.

EL nombre de Miguel se traduce del hebreo Mikael, «Semejante a Dios». Es el Arcángel que invocamos en nuestra batalla contra la negatividad. Nos ayuda a encontrar la luz de nuestro interior. Históricamente, es el protector tanto de Israel como de la Iglesia católica. Es el santo patrón de los policías, los soldados y los niños pequeños, y vela también a peregrinos y extranjeros. Es el guerrero ígneo, el Príncipe de los Ejércitos Celestiales, que combate por el derecho y la justicia, y da guía a todos aquellos que se encuentran en terribles apuros. Miguel es también el portador de la paciencia y la felicidad.

Se le asocia con el elemento fuego, lo que simboliza la quema de lo transitorio de modo que sólo la luz pura y esencial pueda brillar. Se le denomina el benevolente Ángel de la Muerte porque nos trae la liberación y la inmortalidad. Es el Ángel de las Cuentas Finales y el Pesador de las Almas.

Miguel es considerado el más grande de todos los ángeles en las religiones judía, cristiana e islámica. Se le conoce bajo diversas denominaciones como El Que Guarda las Llaves del Cielo; Jefe de los Arcángeles; Príncipe de la Presencia; Ángel del Arrepentimiento, la Rectitud, la Misericordia y la Santificación; Príncipe Angélico de Israel; Guardián de Jacob y Ángel de la Zarza Ardiente. Es un incansable campeón del bien, y siempre apoya al oprimido. Miguel rige al luchador solitario, siempre está echando una mano para ayudar a aliviar las disputas y problemas.

Podemos orar a Miguel para que nos ayude a conquistar nuestra negatividad. Siempre que nos quedemos «clavados», él podrá asistimos elevando nuestro espíritu hacia una visión más perdurable de la vida. Él está ahí para guiamos y protegemos contra la injusticia, y para ayudar a abrimos a lo eterno y duradero. Podemos pedirle que nos ayude en cualquier situación en que nos sintamos abrumados, o solos y necesitados de apoyo.

El Arcángel Gabriel

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Representar la verdad y pasar la palabra de Dios.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a expresar nuestra verdad abierta y honestamente a respetar y honrar nuestra individualidad; a atender nuestra intuición y nuestra voz interior.

TRADICIONALMENTE, Gabriel es el mensajero de la Palabra de Dios. Su nombre significa «Dios es mi Fortaleza». Anuncia el misterio de la encamación a todas las almas antes de que nazcan, y nos instruye a todos sobre cuáles serán nuestros talentos y tareas en este mundo. Es el santo patrón de los niños pequeños, y cuida y nutre al niño que hay en cada uno de nosotros, un niño que puede ser detenido en su crecimiento o herido y necesitado de amor. Nos guía a liberar nuestro niño interior con palabras de ternura y amor. Su mano guiadora está siempre ahí para proteger lo que hay de natural y puro en nuestro interior.

Todas las religiones honran a Gabriel como el más poderoso mensajero de la Fuente. Nunca se cansa de pasar la Palabra de Dios a quienes desean escuchada y honrar a la Fuente de su interior. Se le conoce como el Embajador Jefe ante la Humanidad, el Ángel de la Revelación, el Portador de las Buenas Nuevas, el Juicio y la Misericordia. Es el Ángel del Gozo y el Espíritu de la Verdad.

Gabriel
nos ayuda a encontrar la sabiduría que hay en nuestros cuerpos físicos, y a conocer nuestras verdades personales. Respeta la individualidad absoluta de cada persona. Puede ayudamos a vivir fielmente nuestras verdades, honrando nuestros talentos y dones. Puede ayudamos a encontrar el coraje necesario para vivir a partir de ese conocimiento profundo de nuestro interior que respeta nuestras capacidades otorgadas por Dios. Gabriel también puede ayudamos a conseguir desarrollar nuestros dones individuales y a expresarnos plenamente.

La quinta esencia del don que Gabriel nos da es el de alimentar nuestra fortaleza y convicción de que cada uno de nosotros está haciendo una valiosa contribución al desarrollo espiritual de la humanidad por el simple hecho de ser quien somos. Está a nuestra disposición para ayudamos a comprobar la verdad en situaciones en la que existe un conflicto entre lo que creemos correcto y lo que se presenta como la verdad. Nos ayuda a ver lo que es real para nosotros en toda situación en la que requiramos nuestro discernimiento e intuición para dirigimos y guiarnos. Gabriel ilumina el camino hacia la verdad del interior de nuestros corazones, y nos ayuda a ver cuál es el sendero correcto a seguir para nuestro bien más elevado y nuestro más grande gozo.

El Arcángel Rafael

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Ángel de la curación a través del gozo.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a buscar el don de la curación; nos muestra modos de curamos nosotros mismos; nos ayuda a encontrar la curación en la naturaleza y en la energía universal.

RAFAEL es el responsable de curar la tierra y sus habitantes. Se le atribuye haber curado a Abraham tras su circuncisión, y es el ángel que pasó a Moisés un libro con todas las hierbas existentes que curan enfermedades. El Libro de Tobías, en el Antiguo Testamento, relata cómo Rafael sanó al padre de Tobías de su ceguera por medio de un ungüento hecho con la vesícula biliar quemada de un gran pez. A Rafael se le conoce bajo diversas denominaciones como Supervisor de los Vientos del Anochecer, Guardián del Árbol de la Vida del Jardín del Edén, Ángel del Arrepentimiento, la Oración, el Amor, el Gozo y la Luz. Es el Ángel de la Curación, la Ciencia y el Conocimiento. También se le conoce como el Ángel de la Providencia, que vela por toda la humanidad.

Su nombre significa «Sanador Divino» o «Dios Cura». Rafael es la fuente espiritual detrás de toda cura, y como mensajero de la Providencia Divina trae la curación a todo el que busca ser saludable. Representa la cura definitiva y esencial de todas las enfermedades, que es el retomo a la Fuente. Rafael nos asiste en la curación de nuestros cuerpos, mentes y corazones. Nos ayuda a conseguir la salud e integridad. Se ofrece a ayudar a todos los que sufren y necesitan curación, y cuando es posible alivia el dolor. Cuando abrimos nuestros corazones a la curación, Rafael nos guía hacia los sanadores, terapeutas y consejeros que hacen todo lo que pueden por ayudamos. Conforme asumimos una mayor responsabilidad por nuestra propia curación, anima al sanador de nuestro interior, que sabe lo que es mejor para nuestra salud y vitalidad.

Puede ayudamos a ver las lecciones curativas ocultas en la enfermedad, y a entender lo que el sufrimiento puede enseñamos acerca de nosotros mismos. Cuando escogemos un sendero saludable, su espíritu nos guía para alcanzar la máxima salud.

Conforme transformamos nuestras mentes y corazones heridos, nos allegamos a tocar las alas de Rafael y a obtener el acceso a sus dones Divinos. Siempre está disponible para guiamos hacia la salud y la armonía. Sólo necesitamos deseado por nosotros mismos.

El Arcángel Uriel

REINO ANGÉLICO: Arcángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Traernos la luz del conocimiento de Dios.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarnos a reconocer la Luz que hay dentro de toda persona; a encontrar el conocimiento para ayudar y curar; a interpretar y descifrar nuestra voz interna.

Uriel, cuyo nombre significa «Luz de Dios», es el ángel que trae a la humanidad el conocimiento y la comprensión de la Divinidad. Es el más radiante de los ángeles, y se le ha pintado descendiendo del cielo en una carroza de fuego tirada por corceles blancos.

Se le ha denominado de diversas maneras, como Llama de Dios, Ángel de la Presencial y Ángel de Salvación. También se le conoce como Príncipe de la Luz e intérprete de las profecías. Fue a Uriel a quien Dios envió a Noé para prevenido del diluvio. La Biblia también nos cuenta cómo Uriel descendió al Jardín del Edén sobre un rayo de sol y se plantó a su entrada con una espada ígnea. Es también el ángel que vigila el trueno y el terror. Como Ángel del Arrepentimiento, puede ayudarnos a entender las leyes del karma, lo que, dicho de manera muy simple, significa que cosechamos lo que sembramos. Uriel también nos ayuda a entender cómo opera la misericordia Divina y nos trae la conciencia de ser todos queridos por el amor de Dios.

Se le supone el ángel de vista más aguda. A menudo se le representa con la llama del conocimiento en su mano abierta, llama de la que la humanidad puede extraer salud y bienestar. Si se abusa de este conocimiento, es entonces Uriel quien trae la retribución Divina. Uriel nos ayuda a entender por qué todas las cosas son como son. Nos ayuda a confiar en el plan divino, de modo que cuando las cosas parecen estar yendo mal, podemos saber que en última instancia son para el bien más elevado y el más grande gozo.

Uriel nos ayuda a interpretar nuestra voz interna y nuestros sueños. Nos guía hacia la comprensión de nuestra naturaleza esencial, y hacia la asunción de una mayor responsabilidad por nuestras vidas. Con esta guía tenemos la posibilidad de llevar a su cumplimiento nuestro potencial como espíritus creativos. Uriel nos ayuda a encontrar nuestra luz interior, y a volvernos tan radiantes como el sol cuando expresamos la plenitud del amor y la belleza que hay en nuestro interior.

El Ángel Guardián de los Niños

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guardar y proteger a todos los niños...

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a proteger al niño de tu interior que anhela sentirse seguro y amado; a cuidar de todos los nuevos comienzos de tu vida; a honrar lo que hay en tu vida de joven y fresco.

Como ángel protector que vela por todas las nuevas almas que encarnan en la vida terrenal, este ángel ayuda a madres y bebés en los partos. También guía y protege a todos aquellos que ayudan a cuidar de bebés y niños pequeños. Todo nuevo bebé y joven persona es bendecido, protegido y querido por su Ángel Guardián.

Este ángel nos asiste también en cualquier nuevo comienzo, nuevo proyecto o relación. Protege todo lo que es fresco y vulnerable, ayudando a nutrir y sustentar lo que es joven, de modo que pueda volverse fuerte y resistente. Cualquier cosa que sea nueva en tu vida puede ser bendecida por el cuidado amoroso y vigilante que ofrece este ángel.

Orando al Ángel Guardián de los Niños podemos dar gracias al milagro de la nueva vida, y regocijamos en él. Podemos pedir guía y protección para todo lo que haya en nosotros de joven y tierno. Podemos pedir esta bendición para nuestras familias y amigos, y para todos aquellos con los que nos asociamos en nuestros trabajos, así como para otros con los que entramos en contacto diariamente. Todo lo que es joven y tierno en nosotros, vulnerable o necesitado de cuidados, merece una bendición de este Ángel Guardián especial. Ayudará a proteger también todo lo que de inocente y puro haya en nosotros. Ese niño interior que anhela la aceptación y el cariño es reconocido por nuestro Ángel Guardián.

El Ángel Guardián de los Niños puede ayudamos a contactar ese niño interior nuestro que se encuentra solo o falto de amor. También puede ayudamos a sanar heridas profundas debidas a la pobreza de amor, o incluso al abuso. Podemos pedir a este Ángel Guardián que nos ayude a liberar el dolor y los recuerdos tristes y preocupantes de nuestro pasado, y a encontrar la curación para nuestro espíritu. Este ángel ofrece la protección que requieren todos los nuevos comienzos para crecer y florecer. Nos da el alimento que necesitamos para adquirir nuestra fuerza y sentir nuestra estabilidad en las situaciones novedosas. Permite que los tiernos brotes de todo nuevo comienzo arraiguen y prendan en terreno sólido.

El Ángel Guardián de la Juventud

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guardar y proteger todo lo que es juvenil en nosotros.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a disfrutar de tu espíritu juvenil; a reforzar y proteger tu vitalidad; a alimentar todo lo juvenil en relación a ti.

ESTE ángel no sólo guarda y protege a las personas jóvenes, sino que también vela por todo lo que hay de juvenil en cada uno de nosotros. Se espera que tanto la gente como los proyectos sean más falibles durante la juventud. Hay que hacer concesiones en esto, así como para la curiosidad y la experimentación. Necesitamos en nuestras vidas un espacio en el que no siempre tengamos que hacerla todo bien. Este ángel nos da la oportunidad de sentir que no pasa nada por cometer un error. Ayuda a los individuos y grupos a descubrir el modo correcto de hacer las cosas, velando por este proceso, protegiendo el espíritu vital de entusiasmo que se halla en su corazón.

El Ángel Guardián de la Juventud da permiso a nuestro espíritu juvenil para ser curioso y amante de la diversión, explorando nuevas vías de crecimiento, expresión y desarrollo. Fomenta la creatividad y las capacidades de liderazgo y activa el entusiasmo juvenil. Es esta energía la que nos ayuda a realizamos en la vida posterior.

Este ángel representa la ternura de la juventud, y ofrece un respiro a la pesada carga de tomar decisiones en la vida y sufrir las consecuencias si cometemos errores. La alegría desenfadada del espíritu es lo que este Ángel Guardián alimenta y bendice en todos nosotros.

Podemos ofrecer plegarias al Ángel Guardián de la Juventud. Para que nos bendiga y conceda una conciencia constante de lo que es juvenil y divertido. Podemos pedir que nuestro sentido de excitación y entusiasmo acerca de nuevos proyectos sea revitalizado. También podemos pedir a este ángel que nos bendiga con la flexibilidad de la juventud, de modo que nuestro espíritu permanezca joven y seamos capaces de renovar más fácilmente nuestro disfrute de la vida. Este ángel nos ofrece asimismo la posibilidad de confiar en la bondad de la vida. La inocencia de la juventud cree en el bien y comparte su entusiasmo por aquello que cree correcto. Este ángel fomenta ese entusiasmo y apoya nuestro sentido de diversión en la vida.

El Ángel Guardián del Amor Joven

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Proteger a todos los que se enamoran.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a valorar tu sexualidad y a honrarla con amor; a encariñarte con los dones del amor y un corazón abierto; a amar y respetar tus propios sentimientos tiernos.

ESTE es el Ángel Guardián que vela por el amor joven, y ayuda a dar a las relaciones nuevas y tiernas su belleza y su dulzura. Es también este ángel el que nos ayuda a sentimos seguros en una relación, y el que nos permite confiar en nuestra capacidad de expresar abierta y libremente los pensamientos y los sentimientos. Este ángel nos ayuda a propiciar el sentido de nuestra propia valía y alienta la intimidad con las personas que nos valoran y que ven nuestra luz y belleza. Pedimos a este ángel que nos bendiga y proteja de la gente dañina o manipuladora, o que es incapaz de compartirse de modo abierto u honesto. Podemos pedir a este ángel que nos apoye cuando nos sentimos vulnerables o inseguros, y que nos asista cuando nos encontramos con alguien con quien desearíamos unimos. Puede ayudamos a correr riesgos con alguien que creemos digno pero que es tímido o reservado. Este Ángel Guardián guía a los individuos hacia sus compañeros potenciales, ayudándoles a sentirse atraídos por la gente capaz de respetar su individualidad y de permitirles expresar con seguridad el sentido de su verdadero ser de manera delicada y gentil. Es este ángel el que nos vigila y guía hacia la consecución de una saludable amistad capaz de proporcionamos una felicidad profunda y duradera. Podemos orar al Ángel Guardián del Amor Joven siempre que establezcamos una relación y necesitemos ayuda y la re afirmación de que será para nuestro mayor bien. Podemos invocar a este ángel siempre que nuestras relaciones presentes se hallen estancadas o en punto muerto y necesiten revitalizarse. Es el Ángel Guardián que bendice y renueva el espíritu del amor y de la sexualidad amorosa dentro de todos nosotros. Le pedimos que proteja y guarde nuestras relaciones más íntimas y que mantenga los lazos del amor a salvo de fuerzas negativas que puedan en algún modo estar excluyendo, separando o intentando poner una cuña entre nuestras amistades más queridas.

El Ángel Guardián de los Adultos Jóvenes

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Proteger a todos los que se enamoran.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a valorar tu sexualidad y a honrarla con amor; a encariñarte con los dones del amor y un corazón abierto; a amar y respetar tus propios sentimientos tiernos.

ESTE Ángel Guardián vela por todas las personas que comienzan a trazar su propio camino en la vida. Es un tiempo en el que la crianza integral de la infancia empieza a dar resultados. Es también el tiempo en el que confiamos en estar tomando decisiones saludables para nuestras vidas. Este ángel puede ayudarnos a tomar decisiones honestas y claras, capaces de aumentar nuestras oportunidades de crecimiento y desarrollo. Puede ayudar a guiarnos hacia la elección del trabajo correcto, en el que nuestros talentos sean apreciados; y hacia la pareja correcta capaz de darnos el amor y el estímulo que necesitamos para conseguir todo nuestro pleno potencial.

Éste es el ángel que nos ayuda a mantener un sentido del humor cuando las cosas parecen ir mal, o cuando creemos haber perdido una valiosa oportunidad. De este ángel podemos recibir también la reafirmación de estar siempre en el sendero correcto hacia el cumplimiento del propósito de nuestras vidas. Nos es esencial reconocer que por muchas revueltas que encontremos en nuestro sendero de la vida, finalmente seremos conducidos a hacer aquello que nos permita la oportunidad de expresar más plenamente nuestro ser.

Podemos orar a nuestro Ángel Guardián para que nos muestre la dirección correcta para el propósito de nuestra vida. Podemos pedir consuelo cuando sufrimos pérdidas o separación, o cuando nos sentimos heridos o abrumados por el modo de ser del mundo y vemos tambalearse nuestra fe interna.

Este ángel nos bendice y protege siempre que creemos necesitar más confianza o reafirmación, y nos reconforta cuando estamos solos o inseguros sobre lo que hacer mejor. Podemos pedir confianza y seguridad en cualquier cosa que hagamos, dondequiera que nos encontremos. Con la ayuda de este ángel podemos permanecer esperanzados en que todo lo que nos suceda será para nuestro bien más elevado y nuestro mayor gozo.

El Ángel Guardián de la Madurez

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guiar nuestro desarrollo emocional.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a entender tu proceso de crecimiento hacia la madurez; a que te permitas a ti mismo hacer en la vida las cosas que siempre has deseado; a hacer frente a las responsabilidades de la edad adulta.

ESTE ángel nos ayuda a tomar decisiones cuidadosas y sabias para nuestro bienestar y para el bienestar de aquellos que están a nuestro cargo, seamos supervisores, cuidadores o padres.

El Ángel Guardián de la Madurez nos ayuda y guía en la gerencia de altos grados de responsabilidad por la persona que somos o el modo en que queremos que sea nuestra vida. Nos ayuda cuando nos parece que el peso de nuestras elecciones puede ser demasiado grande de soportar, y nos apoya para encontrar las respuestas correctas ante los asuntos causantes de perplejidad con que nos enfrentamos en nuestro trabajo y en nuestras relaciones.

Podemos orar a este ángel pidiendo que nos bendiga y guíe para ayudamos a encaminar un curso a través de los bancos de arena y las corrientes del río de la vida con sabiduría y discernimiento. Podemos orar para ser conducidos con amor y gozo. Podemos pedir que nuestras decisiones provengan del amor y no se basen en el ansia de poder. Podemos también pedir guía para estar atentos a las necesidades de personas más jóvenes o menos responsables confiadas a nuestro cuidado. Este ángel nos ayuda a encontrar la paz y la sabiduría que vienen con la madurez.

Podemos necesitar guía para conocer la diferencia entre lo que simplemente parece bueno y lo que es verdaderamente correcto para nosotros. Podemos pedir el coraje de cultivar la sabiduría, y la capacidad de manejar el poder de manera que no seamos abusivos. Podemos pedir que los confiados a nuestro cuidado se sientan seguros con nosotros. Este ángel puede bendecimos con el respeto a nosotros mismos y la fortaleza de carácter, de modo que las pruebas y dificultades de la vida no se conviertan en una carga, sino que más bien propicien nuestras cualidades esenciales y nos permitan ser seres radiantes y espirituales.

El Ángel Guardián de la Salud

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guardar y proteger nuestra salud.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a encontrar la energía que necesitas para hacer las cosas que deseas; a cuidar mejor de tu salud; a administrar adecuadamente tu energía de modo que no te agotes.

ESTE es el ángel que vela por nuestro bienestar. A través de la protección de este ángel somos capaces de tomar decisiones positivas sobre el modo en que manejamos nuestras vidas. Podemos pedir ayuda para tener un estilo de vida saludable e integral que apoye nuestro bienestar y felicidad. Podemos pedir vitalidad para hacer todas las cosas que amamos y tener abundante energía para hacer frente a todas las tareas que se nos demandan. Este ángel no sólo apoya nuestra salud física sino que nos anima al bienestar espiritual y emocional. La verdadera salud proviene del equilibrio en mente, cuerpo y espíritu, y este ángel puede guiamos a encontrar este nivel de salud. Vela por nosotros y nos protege de influencias malsanas.

Si deseamos mejorar nuestra salud haciendo algunos ejercicios, tomando alimentos sanos y nutritivos, o teniendo descanso y vacaciones saludables, este ángel nos alienta a que disfrutemos. Se nos anima a un estilo de vida relajado, uno que nos permita mantenemos al tiempo que conservamos la comodidad y el placer, así como la creatividad y el gozo.

Cuando estamos enfermos, éste es el ángel que vela por nosotros y bendice nuestras medicinas y remedios con amor, ayudando a que nos curemos y recuperemos nuestra fuerza y vitalidad. Este ángel está siempre vigilando para procurar que no enfermemos por hacer demasiado.

Podemos ofrecer plegarias al Ángel Guardián de la Salud para que nos bendiga con una buena salud y nos ofrezca la curación de cualquier dolor físico, emocional o espiritual que pudiéramos padecer. Pedimos a este ángel que nos confiera vitalidad y bienestar de modo que podamos sacar el mejor partido de las tareas y proyectos que nos ocupan.

El Ángel Guardián de la Creatividad

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guiar nuestra creatividad para que florezca.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a ser creativo con tu vida; a expresar te bien en todo lo que haces; a reconocer tus talentos creativos provenientes de la Fuente.

ES
TE Ángel Guardián vela por nuestros talentos creativos y nos ayuda a desarrollar nuestra auto-expresión. Nos presenta constantemente oportunidades de expandir nuestros horizontes personales. Nos anima a hacer del mundo un lugar más bello y gozoso. Es el ángel que estimula nuestros sentidos para que veamos bellos colores, imaginemos bellos diseños, oigamos música adorable y leamos una abundante variedad de buenos libros.

La creatividad asume interminables formas, y este ángel nos inspira a expresar nuestro gozo de vivir en un universo amoroso y protector. Nuestra creatividad puede encontrar su forma en el modo en que vestimos, el alimento que cocinamos, el modo en que decoramos nuestros hogares o plantamos nuestros jardines. Puede expresarse como pintura, danza, música o literatura. Con la ayuda de nuestro ángel podemos ser creativos en todo momento.

Este ángel nos ofrece inspiración para cambiar y transformar las profundidades mismas de nuestro ser, en esas formas más adecuadas para expresar nuestros particulares talentos e imaginación. Bendice todas las formas de nuestra auto-expresión inequívoca y desea que compartamos nuestra luz de cualquier manera que nos traiga placer y gozo.

Podemos orar al Ángel Guardián de la Creatividad para que nos guíe hacia el descubrimiento de lo que es bello, completo y genuino dentro de nosotros, y para que permita la expresión de esta conciencia. Podemos pedir la gracia de compartir nuestra individualidad con facilidad, y con la seguridad de que cuando expresamos quiénes somos podemos tener la confianza de estar haciendo una contribución al bienestar de todos los que nos rodean.

Cuanto más dispuestos nos hallemos a expresar quiénes somos, más ayudaremos realmente a este planeta a ser un lugar más bello y gozoso en el que estar.

El Ángel Guardián del Crecimiento Espiritual

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Proteger nuestra espiritualidad en desarrollo.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a permitir que tu espiritualidad brille; a reconocer la fuente de toda vida; a ver la luz en todos los que te rodean.

EL propósito primario de nuestra encamación terrestre es nuestro desarrollo como seres espirituales. Es este Ángel Guardián quien guarda nuestro crecimiento espiritual a lo largo de la vida, defendiendo siempre nuestras almas. Este ángel bendice todas las actividades que nutren el bienestar de nuestro espíritu, lo que de hecho significa cosas que son amorosas y respetuosas para con nosotros. Nos ayuda a descubrir lo que necesitamos reconocer: el hecho de que somos amados y queridos. Si lo que nuestro espíritu necesita es diversión, entonces este ángel nos animará a amenizamos, y quizá a buscar la compañía de un buen amigo y pasar unos ratos divertidos.

Este ángel nos guía hacia los pequeños placeres que nos ayudan a cuidar de nuestras necesidades y valorar nos a nosotros mismos. Nos alienta a buscar modos ajustados a nuestros medios y a nuestro punto de vista que propicien y nutran nuestro ser. Su guía puede ser tan simple como dirigimos a ir más despacio y dar un paseo en una tarde soleada, o a tomar un baño caliente con montones de aceites esenciales y una vela. Nuestra espiritualidad florece cuando cuidamos de nosotros mismos. Este ángel se asegura de que tengamos la oportunidad de escoger actividades y gente que apoyará a nuestro espíritu en su crecimiento y florecimiento. Nos bendice con el amor, de modo que sintamos la gracia de nuestra alma y permitamos que el sol brille en nuestros corazones.

Podemos ofrecer plegarias al Ángel Guardián del Crecimiento Espiritual de modo que seamos guiados hacia esas personas yesos libros más capaces de propiciar nuestro desarrollo espiritual. Podemos pedir la conciencia de nosotros mismos, para ser capaces de sintonizamos con nuestros propios sentimientos. Podemos necesitar tranquilidad y paz para escuchar nuestra voz interior y conocer los deseos de nuestro corazón. Oramos para que quienes enseñan las verdades espirituales tengan un corazón abierto y sean compasivos con quienes buscan guía y desarrollo. Pedimos a este ángel que bendiga a buscadores y maestros, de modo que podamos comprender que todos somos uno con la Fuente.

Este
ángel nos enseña la importancia de la fe y nos anima a retener nuestra fe en la bondad de la vida, incluso cuando las cosas se hallan en movimiento y estamos llenos de incertidumbres. Nos inspira cuando buscamos ideas y está conduciéndonos constantemente a la comprensión de que somos aspectos del amor de Dios.

El Ángel Guardián del Servicio

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Enseñarnos cómo dar de corazón.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a entender la naturaleza del dar a los demás; a permitirte a ti mismo que otros te den; a apreciar la función espiritual del servicio.

ESTE Ángel Guardián atiende y bendice a todos los que sirven; a toda esa gente que tiene en sus corazones el sentimiento de que quisieran hacer de esta tierra un lugar más pacífico y fructífero para todos. A quienes creen verdaderamente que lo que realmente importa es ayudar a poner las cosas en orden para los demás, este ángel les ofrece energía, inspiración, contactos y recursos de modo que las tareas a su cargo puedan quedar hechas del mejor modo posible.

Estos actos de servicio pueden recaer en las obras cívicas o gubernamentales, o pueden ser los cálidos gestos de amor y cuidado de los voluntarios, ayudantes o terapeutas. Pueden incluir simples favores personales de gente que ofrece ayuda; de hecho, cualquiera que ofrece asistencia humana de una forma u otra puede decirse que presta servicio.

Estas personas están bendecidas por la apreciación y reconocimiento de que sus servicios crean una diferencia en la vida de otros. Este mundo sería un lugar menos adorable o en el que se pudiera trabajar sin el servicio de tanta gente que da su tiempo y energía para el beneficio de todos.

Podemos orar al Ángel Guardián del Servicio para que nos ayude a encontrar los recursos internos y externos para dar del mejor modo que seamos capaces, de modo que ayudemos a nuestros jóvenes y ancianos, sirvamos a nuestras iglesias y templos y nos comprometamos en políticas de toma de decisión para nuestros vecinos o nuestros gobiernos.

El servicio es el modo en que podemos participar en nuestras comunidades y hacer una contribución real y duradera al bienestar de los demás. Pedimos bendiciones para todos aquellos que sirven, en la medida de su capacidad, para tratar de hacer de éste un mundo mejor en el que vivir todos.

Príncipe Angélico del Sur

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guiar y proteger a la multitud de personas que caen en su ámbito.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a sentir te bien en tu cuerpo; a despertar tus sentidos; a hacer que tu energía haga contacto con la tierra de modo que seas más capaz de manifestar tus talentos y hacer que tus sueños se vuelvan realidad.


ESTE ángel nos da su guía en todos los aspectos relativos a nuestra «toma de tierra» con la realidad material. Bendice nuestros sentidos de modo que podamos experimentar plenamente el mundo que nos rodea en y a través de nuestro cuerpo físico. Usamos el elemento tierra para hacer que nuestra espiritualidad tome tierra en el mundo de la forma, y esto nos permite manifestar nuestras esperanzas más elevadas y realizar nuestros sueños. Este paso del pensamiento creativo a la forma física requiere que usemos todos nuestros sentidos al máximo de nuestra capacidad. Dar tierra a nuestra energía nos da estructura, estabilidad y seguridad, de modo que podamos realizar nuestra verdadera naturaleza creativa.

Podemos orar al Príncipe Angélico del Sur para que bendiga nuestros sentidos y nos ayude a materializar nuestros sueños. Este ángel también nos bendice con la soltura corporal, de modo que quedemos libres del estrés y la tensión, y seamos más capaces de experimentar el placer. Cuando nos sentimos a gusto con nosotros mismos liberamos buena energía, que es curativa para nosotros y quienes nos rodean. Es así realmente como hacemos de nuestro planeta un mejor lugar siendo felices.

El Príncipe Angélico del Sur nos anima a escuchar a nuestros cuerpos y a tratamos a nosotros mismos con respeto. Esto significa que cuidamos de nosotros mismos, alimentando, vistiendo, descansando y ejercitando nuestro cuerpo con cuidado y reflexión. Bajo la guía de este ángel podemos volvemos guardas sensibles del templo que da morada al espíritu. Este ángel puede ayudamos a detener los hábitos abusivos que debilitan el cuerpo. Nuestros sentidos están más vivos cuando nos damos a nosotros mismos un alimento sano, ropas hechas con fibras naturales, suficiente descanso y amplio ejercicio y espacio para ser nosotros mismos. Honramos a este ángel cuando honramos nuestra forma física, y él, de vuelta, nos bendice a nosotros. Este ángel nos alienta y apoya en nuestros esfuerzos por estar enraizados en el plano terrestre y por expresamos y compartimos.

Príncipe Angélico del Norte

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Alentar a las multitudes y asistir a los líderes mundiales en el pensamiento racional.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a mantener positivos y afirmativos tus pensamientos; a emplearte en un pensamiento claro y enfocado; a utilizar tu pensamiento para tu mayor bien y tu gozo más grande.


EL pensamiento y el entendimiento positivos nos permiten expresar nuestra libertad e individualidad. Este Príncipe Angélico nos ayuda a comunicar a otros nuestras ideas, y nos ayuda a formar un plan racional de acuerdo con el cual vivir nuestras vidas. La claridad de pensamiento nos permite ser económicos con nuestra energía y sabios en nuestras acciones.

Podemos orar al Príncipe Angélico del Norte que nos bendiga con el discernimiento y nos ayude a enfocar nuestros pensamientos con claridad. Podemos también orar pidiendo ayuda para nuestra capacidad de expresar nuestros pensamientos, de modo que nuestras ideas se hagan claras y sean fácilmente comprendidas y aceptadas por otros. Este ángel puede ayudarnos a comprender conceptos difíciles. Éstos pueden incluir nuevas ideas difíciles de asimilar, o conceptos que resultan extraños a nuestro sistema de creencias. Este ángel nos ayuda a mantener una mente abierta y a expandir nuestras ideas acerca de la vida y el universo. Puede allanarnos el camino en el aprendizaje de cualquier cosa que sea difícil de captar.

Pedimos al Príncipe Angélico del Norte que nos bendiga con la capacidad de transformar nuestro pensamiento negativo en pensamientos saludables y positivos que reflejan una elevada autoestima y auto-respeto. Pedimos el pensamiento positivo y claro que nos ayuda a ver, más allá de una situación oscura, un futuro brillante y pleno de buenas cosas para nosotros y para aquellos que amamos.

El Príncipe Angélico del Norte puede ayudamos a expandir nuestra capacidad de un pensamiento claro. Podemos orar para que abra nuestro chakra del entrecejo para iluminar nuestros procesos racionales y conceptuales. Buscamos ser capaces de ensanchar nuestro pensamiento a través de excelentes programas educativos y de preparación. Las buenas bibliotecas y los libros bienhechores nos ayudan a desarrollar nuestras facultades, y este ángel puede apoyarnos para tener una capacidad mental plenamente funcional. Puede ayudamos en nuestro crecimiento y desarrollo intelectual en curso. Puede mostramos cómo permanecer receptivos a nuevas ideas y al mismo tiempo ser perspicaces acerca de las opiniones y elecciones que hacemos para nuestra vida.

Príncipe Angélico del Este

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Ayudar a las multitudes a abrir y expresar sus sentimientos.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a aceptar tus sentimientos; a abrir tu corazón; a sentir te seguro expresándote tú mismo y tus sentimientos más íntimos.

NUESTROS sentimientos son una fuerza poderosa y elemental que puede liberar grandes oleadas de emoción. Los sentimientos, si no se expresan, fermentan y forman una presión inconsciente propia, exigiendo finalmente ser expresados y resueltos. Cuando estamos abiertos a los sentimientos, por otro lado, las emociones fluyen como agua. Lo que hemos de buscar es un equilibrio en el que somos conscientes de nuestros sentimientos y también podemos expresarlos. Hemos de querer sentir lo que es verdadero para nosotros más que suprimir nuestra fuerza vital en emociones embotelladas. La ira, la tristeza o la ansiedad reprimidas nos conducirán inevitablemente hacia situaciones que pueden actuar como un imán, sacando nuestros sentimientos a la superficie. Si no nos percatamos de ello, nuestras proyecciones emocionales pueden hacemos sentir como víctimas de una situación, en vez de reconocer que ha sido creada por nuestras emociones no expresadas.

El Príncipe Angélico del Este nos ayuda y guía para experimentar la riqueza de nuestros sentimientos, y para encontrarles vías de salidas legítimas y creativas. Nos bendice cada vez que permitimos a nuestras emociones un reconocimiento honesto, y nos ayuda a transmutar los sentimientos negativos en una expresión creativa legítima. Nos muestra cómo pintar, cantar o danzar nuestros sentimientos de modo que no permanezcan encerrados en nuestro inconsciente, fomentando situaciones que sólo conducen a un mayor dolor. Podemos orar a este ángel para que nos ayude a sentimos cómodos con nuestros sentimientos y no vemos atrapados en el juicio a nosotros mismos por lo que pudieran ser. Cuando nos permitimos a nosotros mismos sentir nuestros sentimientos, estamos conectándonos con las profundidades de nuestro espíritu.

El Príncipe Angélico del Este nos ofrece el apoyo y consuelo que necesitamos para experimentar y expresar nuestros sentimientos. Cuando hacemos esto estamos más plenamente vivos, en la corriente principal de la vida. Cuando permitimos a nuestros sentimientos fluir estamos dándonos a nosotros mismos el regalo de la liberación, y capacitándonos para ser quienes somos de un modo más verdadero. Con cada expresión de tristeza o ira que asumimos e integramos en nuestra personalidad, crecemos y maduramos. La verdadera auto-capacitación sólo puede tener lugar cuando damos oportunidad a nuestros sentimientos. Después de todo, son parte de nuestro ser, y este ángel quiere que nos sintamos seguros con lo que sentimos.

Príncipe Angélico del oeste

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Forma.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Proporcionar a la multitud el acceso a los reinos celestiales.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a entender la verdadera naturaleza de la gente y las situaciones; a desarrollar tu intuición y confiar en tu conocimiento interior; ayudarte a experimentar la vida a través de otras dimensiones.

LA intuición es nuestra capacidad de conocer nuestras verdades interiores. Es una función no racional y proviene de un lugar muy profundo de nuestro interior que probablemente fuera nuestro primer nivel de comprensión. Es una precursora del pensamiento racional, y está asociada más estrechamente con nuestra función del sentimiento. La intuición es la capacidad de saber que algo es verdad desde lo profundo de nosotros mismos. Es el modo más verdadero y, en cierto sentido, el más inmediato, de ver la realidad de nosotros mismos y de los demás.

El Príncipe Angélico del Oeste nos permite reunir información que podemos entonces usar de manera positiva para nuestro crecimiento y desarrollo. Usamos inconscientemente nuestra intuición en todo momento como un modo de saber 'si algo o alguien es adecuado para nosotros o si estamos a salvo. Podemos aguzar nuestra conciencia de esta función aumentando nuestra percepción y por la práctica de escuchar nuestra voz interior.

Los ángeles generalmente se nos expresan a través de imágenes, que nosotros interpretamos entonces con nuestras mentes racionales. Pero para entender plenamente la guía que nos es dada desde los reinos espirituales superiores necesitamos una intuición enfocada con claridad. Necesitamos ser capaces de leer conscientemente las señales que se filtran a través de nuestras mentes, a fin de descifrarlas.

Oramos al Príncipe Angélico del Oeste que abra nuestra capacidad de intuición y conocimiento interno, y que nos ayude a utilizar este don. Esto significa que necesitamos estar dispuestos a reconocer las proyecciones de nuestras propias emociones sobre la gente y el mundo que nos rodea. Tales proyecciones nos impiden a menudo ver una situación con claridad. Podemos pedir al Príncipe Angélico del Oeste que nos ayude a apartamos del camino de nuestras proyecciones, de modo que nuestra visión interna sea clara y pura.

La visión clara y la intuición son los dones de los místicos, y pueden ser desarrolladas por cualquiera que valore este tipo de conocimiento, aunque no han sido demasiado estimadas en el mundo occidental hasta bastante recientemente. Este ángel nos ofrece la realización de uno de nuestros dones innatos si tan sólo decidimos hacemos con él por nosotros mismos.

El Cielo de la Creación

El Cielo de la Creación es el segundo nivel de los reinos celestiales. Podemos conectamos con su energía altamente delicada para iluminar nuestras relaciones personales. Los ángeles de este reino son conocidos por sus nombres específicos de Poderes, Virtudes y Dominaciones. Todos ellos nos ayudan a amamos y entendemos unos a otros.

Muchísimas personas encuentran las relaciones trabajosas y estresantes o Los ángeles del Cielo de la Creación ayudan a volverlas más fáciles, de modo que tengamos significado e intimidad en nuestras vidas. Los ángeles tratan de enseñamos a queremos unos a otros lo mejor que podamos. Dentro de cada uno de nosotros se halla el corazón de un ángel. Si tan sólo le permitiéramos a éste manifestarse a nuestro través, viviríamos todos felices. Los ángeles del Cielo de la Creación nos proporcionan las herramientas que necesitamos para hacer que nuestras relaciones funcionen. Están siempre tratando de mostramos medios saludables e integrales que nos permitan florecer como espíritus libres y creativos.

Es en las relaciones donde tenemos la oportunidad de conocemos a nosotros mismos. Nos ayudan a aceptar nuestras limitaciones, expandir nuestros horizontes y desarrollar nuestras fortalezas. Contienen dentro de ellos los espejos que concuerdan con nuestras almas. Nos ayudan a identificar nuestra propia valía, nuestra capacidad de amor, placer y humor. Nos instruyen sobre nuestra integridad o sobre nuestra connivencia con otra gente.

Las relaciones ponen a prueba nuestros principios sobre la lealtad, la confianza y la honestidad. Nos ayudan a purificar nuestras necesidades y a examinar nuestras ambiciones y deseos. Nos muestran las alturas y las profundidades de las emociones. Es a través de las relaciones como los ángeles nos enseñan acerca del amor y la sabiduría. Nos ofrecen la clave de la libertad y la confianza cuando nuestras vidas puedan hallarse nubladas de infelicidad. Ellos están ahí para allanar el camino, de modo que nuestras relaciones puedan damos gozo y placer.

Los ángeles quieren que seamos felices, gozosos y juguetones. Su intención es la de vemos realizados en todos los sentidos. Nos ofrecen su apoyo y su amor para ayudamos a encontrar nuestro gozo. Nutren y protegen nuestras almas de modo que podamos vivir a partir de nuestra libertad y expresar plenamente nuestras naturalezas creativas. Los ángeles son, propiciadores de la vida, facilitando nuestro crecimiento en modos que nos enseñan sobre el poder infinito de la Fuente. Los ángeles nos recuerdan que tenemos la libertad de hacer nuestras vidas tan placenteras y felices como queramos. Depende, por tanto, de nosotros hacerlas venturosas y expresar nuestra gratitud por todo lo que nos ha sido dado, pues no hay verdadera curación sin la gratitud. Cuanto más abrimos nuestros corazones a las cualidades de la paz, la libertad y la reconciliación, mayores son nuestra viveza y nuestro gozo.

Los Poderes

Pues un ángel de paz, un guía fiel, un guardián de nuestras almas, nos permite rogar al Señor. LITURGIA DE LA IGLESIA ORTODOXA ORIENTAL Los ángeles protectores y guías conocidos como los Poderes son aquellos que específicamente nos ofrecen paz, armonía y serenidad. Su función celestial es la de proteger nuestras almas, que medran mejor en una atmósfera de tranquilidad y paz.

Cuando buscamos una vida pacífica, los ángeles nos ayudan a transformar en serenidad el tumulto emocional de nuestras vidas. Saben que somos más felices y más sanos cuando buscamos la paz en nosotros mismos y en nuestro mundo. Tenemos entonces la oportunidad de medrar emocionalmente y convertimos en individuos creativos. Tienen absolutamente claro, no obstante, que es cosa de nuestro libre albedrío desear este modo de vida. Nunca se nos imponen, sino que permiten a nuestra libre elección florecer y brotar conforme evolucionamos desde la lucha y la supervivencia hasta convertimos en humanos completos e integrados.

Cuando elegimos la paz, los Poderes nos ayudan a liberar de nuestras vidas cualquier cosa que sea conflictiva y dramática. Nos ayudan a encontrar modos pacíficos y delicados de que nuestras almas medren y prosperen de manera que, al final, podamos ser felices. Una oración del Evangelio de los Esenios que implora la paz, dice:

¡OH Padre Celestial! ¡Trae a tu tierra el reino de la Paz! Recordaremos entonces las palabras De aquel que de siempre enseñó a los Hijos de la Luz: Doy la paz de tu Madre Terrenal A tu cuerpo, y la paz de tu Padre Celestial A tu espíritu. Y que la paz de ambos Reine entre los hijos de los hombres. ¡Venid a mí todos los que estáis cansados, y que pugnáis en el conflicto y la aflicción! Pues mi paz os fortalecerá y consolará. Pues mi paz es enteramente plena de gozo.

Las Virtudes

Las Virtudes nos enseñan el amor de la libertad y la santidad de la fe. Su función celestial es la de transformar nuestros pensamientos en materia. Son el eslabón esencial en el proceso que llamamos manifestación. Esto significa que lo que queremos y deseamos puede ser transformado en realidad material por nuestra firme intención de creado. A fin de que una cosa deseada se manifieste en nuestra existencia diaria, hemos de tener la fe de que nos es posible tener lo que queremos.

Cuando aceptamos que algo puede volverse una posibilidad real para nosotros, y nos desprendemos de la idea de ello y confiamos con todo nuestro corazón, entonces, si es para nuestro bien más elevado y nuestro más grande gozo, entrará en nuestras vidas. Las Virtudes ayudan durante el proceso de manifestación por transformar nuestros sueños en realidad. Nos enseñan que somos libres de desear cualquier cosa que creamos que nos dará felicidad y placer. Ayudan a que nuestras vidas se desenvuelvan en las formas que nos gustarían. Nos recuerdan lo importante que es confiar en lo positivo y ser creativos en nuestro pensamiento.

Nos traen las lecciones de la libertad, la confianza y la fe. Es su guía a lo largo de los tiempos duros y difícil es lo que nos sostiene. Nos ayudan a valorar y querer estas cualidades, pues saben que algo que no las incorpore no es verdaderamente posible en términos de una manifestación real y duradera.

Somos la libertad misma, y, sin embargo, muchas de nuestras relaciones son expresiones de connivencia y codependencia más que de nuestro sí libre y más evolucionado. Conforme crecemos, se requiere confianza en el proceso de la vida misma para saber que estamos avanzando hacia la Luz y hacia nuestra propia individualización. La fe es la cualidad más esencial para saber que todo es posible y que estamos verdaderamente protegidos y guiados.

Las Dominaciones

Los ángeles cantan alabanzas de su Señor y piden perdón para los que están en la Tierra.

EL CORÁN
, XLII: 5

Las Dominaciones ofrecen a la humanidad la cualidad de la misericordia. Nos ayudan a reconciliar nuestro pasado y a encontrar el perdón en nuestros corazones. También nos traen el don de la sabiduría, capacitándonos para vivir en un estado de gracia. Nos ayudan a estar más plenamente en el presente, liberando la pesada energía de recriminaciones pasadas, que pueden pesar grandemente en nuestros espíritus y detener nuestra fuerza creativa.

Las Dominaciones son ángeles de gran luz y sensibilidad. Saben que a menudo, para la mayoría de nosotros, el perdón es una de las cosas más difíciles de pedimos. Cuando ha habido un gran sufrimiento, a veces durante generaciones, el odio y el dolor están enraizados en nosotros. Estos espíritus divinos nos incitan delicadamente, una y otra vez, a soltar el yugo de nuestra negatividad. Alivian amorosamente el peso de nuestro sufrimiento y hacen que nos sea posible abandonar el pasado y vivir más plenamente en el momento.

Ángel de la paz

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Guiar nuestras almas hacia la paz.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarnos a reconciliar fuerzas opuestas en nuestras vidas; a encontrar soluciones a conflictos y paradojas; enseñarnos cómo estar en paz con nosotros mismos.

El Ángel de la Paz canaliza la energía que necesitamos para resolver en nuestras vidas los conflictos y paradojas. Nos ayuda a vivir una vida compatible con nuestras necesidades y deseos, dándonos la oportunidad de florecer de un modo apacible. Este ángel allana el camino hacia la paz, de modo que podamos encontrar el amor y aceptamos a nosotros mismos. La paz nos ofrece la posibilidad de vivir en un modo congruente con nuestros ritmos y ciclos naturales, y que honre nuestros talentos y capacidades potenciales.

Una vez que hemos soltado nuestros temores primarios acerca de la supervivencia básica empezamos a aprender a confiar en la bondad de la vida. Muchos de nosotros podemos alcanzar este nivel de desarrollo conforme maduramos, y tras haber capeado una crisis, dolor o pérdida, simplemente para descubrir que estamos bien y profundamente intactos en nuestro núcleo. En nuestro centro mismo somos pura paz, y ésta no puede ser destruida o disminuida por las circunstancias externas. Podemos escoger identificamos con esta parte de nosotros mismos cuando abrimos nuestros corazones al Ángel de la Paz.

Una
vez que hemos resuelto los conflictos de nuestro interior, nuestras vidas comienzan a asumir un sentido más profundo de paz y orden, lo que nos permite florecer como los seres únicos y creativos que somos. Es sólo cuando estamos en paz cuando podemos ser verdaderamente creativos. De otro modo estamos limitados a representar de nuevo los dolorosos traumas de nuestras vidas.

Podemos ofrecer plegarias al Ángel de la Paz para que traiga paz a nuestro planeta, paz a nuestras familias y amigos y, lo más importante de todo, paz a nosotros mismos de modo que podamos resolver los dilemas y paradojas que encaramos. De este modo podemos finalmente llegar al descanso en la certeza de que somos una parte vital de la creación, y de que tenemos un papel valioso y significativo que representar.

Podemos apelar a este ángel cuando queremos la paz de mente, corazón y alma conforme nos volvemos internamente más sosegados y menos reactivos al conflicto externo que nos rodea. Este ángel nos guiará hacia situaciones y personas saludables que nos permitirán vivir en paz. Esta paz es duradera y sustentadora, y podemos alimentarnos de su fuerza cuando quiera que lo necesitemos. El Ángel de la Paz nos ofrece sus dones cada vez que nos hallamos estresados y tensos. Te envolverá en un manto reconfortante que te permita estar en paz contigo mismo.

Ángel de la serenidad

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Permitir a nuestras almas ser serenas.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a vivir serenamente nuestras vidas; a encontrar soluciones a los conflictos; a hallar la felicidad definitiva con nosotros mismos.
El Ángel de la Serenidad danza con nosotros cuando nos embarcamos en las luchas y conflictos diarios. Este ángel nos desea la tranquilidad de la serenidad, y a menudo estimulará nuestros sueños para crear una visión de cómo podría ser la vida si tan sólo nos atreviéramos a vivir a partir de ese lugar que se halla en nuestro interior. Este ángel siempre nos alentará a desenredarnos de la lucha y el conflicto. Esto se hace cambiando nuestra actitud y creando un nuevo marco para nuestra visión de una situación o persona.

El don de la serenidad viene cuando hemos sometido nuestras luchas y abandonado nuestra negatividad. Es un don que puede tambalearse de vez en cuando, pero una vez que hemos tenido la experiencia de él siempre lo querremos en nuestra vida. Podemos tomar parte en prácticas espirituales y esotéricas para tratar de alcanzar este estado. En verdad, la serenidad, como la paz, está siempre ahí a nuestra disposición cuando lentificamos nuestras vidas hasta una velocidad en la que podemos sentir nuestros sentimientos y sintonizamos con la unidad de la Fuente. Podemos ofrecer plegarias a este ángel para que nos dé una degustación de la serenidad, de modo que podamos hacer las adaptaciones y cambios necesarios para vivir desde nuestro ser interior.

La serenidad significa abandonar la lucha y liberar el ego para vivir de un modo verdaderamente congruente con nuestro Yo Superior. Podemos orar que alcancemos este estado espiritual, que significa saber que el universo es un lugar benigno y seguro y que verdaderamente pertenecemos a él. Cuando aceptamos nuestra unidad con la Fuente podemos estar serenos a través de las crisis, cambios y pérdidas. Esta cualidad nos adviene con una actitud espiritual que reconoce que todo es como debería ser y que nos hallamos en el lugar correcto, haciendo la cosa correcta. Esto significa abandonar actitudes que se interponen en el camino de ser felices. También significa abandonar el dolor emocional que puede conducimos a creer que la vida ha de ser tortuosa o extenuante.

Orar al Ángel de la Serenidad abre el canal para que esta esencia del amor de Dios penetre nuestras vidas. Nos permite vivir a partir de un centro profundo y rico, no conmovido por las circunstancias difíciles. Oramos pidiendo ayuda para eliminar los obstáculos a la serenidad que crean desorden en nuestra vida. Podemos también pedir al ángel que nos ayude a sentir que merecemos vivir de un modo sereno, de modo que nuestro propósito sea cumplido con facilidad y gracia.

Ángel de la armonía

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Permitir que nuestras almas descansen en armonía.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a vivir una vida armoniosa; a buscar gente y lugares armoniosos; a expresar nuestros espíritus de un modo armonioso.


EL Ángel de la Armonía comparte su gracia con nosotros cuando decidimos vivir una vida armoniosa. Vivir en armonía implica muchas cosas. Tiene un aspecto físico, que puede encontrarse en el ambiente en el que escogemos vivir. Es también un estado emocional, que refleja los grados de apertura, honradez e integridad que introducimos en nuestras vidas. Vivimos en armonía, en parte, cuando aceptamos nuestra dependencia de la tierra que nos alimenta y sostiene la vida. Estamos en armonía con nuestros sentimientos cuando les damos espacio para ser reales para nosotros.

Vivir en armonía con nosotros mismos significa que honramos nuestros propios dones especiales. Cuando vivimos en armonía con la verdad universal buscamos dar lo mejor de nosotros y recibir con corazón abierto. Vivir en armonía es un verdadero estado de energía, a partir del cual podemos experimentar la vida en un estado óptimo de flujo. Esto significa que queremos que un alimento bueno e integral enriquezca nuestros cuerpos y que evitemos toda forma de abuso de sustancias. Necesitamos tener el descanso y el recreo suficientes de manera regular, y hacer un trabajo que sea a la vez creativo y emocionalmente satisfactorio. Juego, descanso, buenos amigos, belleza y estímulo espiritual son todos ingredientes vitales de una vida verdaderamente armoniosa.

Vivir en armonía con nuestra naturaleza interna profunda es vivir de acuerdo con las verdades universales. Estas verdades existen en todas las religiones y han sido aceptadas entre todas las culturas a lo largo de las edades. Son la base de un código ético que respeta la dignidad del individuo.

Vivimos en armonía cuando abandonamos el pasado y expulsamos nuestra negatividad. Aferrarse a la energía negativa es la base para la disonancia, y se conoce como enfermedad. Finalmente, encontramos gratitud en nuestros corazones para todas las cosas buenas que nos han sido dadas. La gratitud siempre nos dará la sensación de estar viviendo en armonía.

Podemos apelar al Ángel de la Armonía para que nos ayude a encontrar el sendero correcto hacia la armonía, y podemos pedir su asistencia para honrar cualquier cosa que podamos requerir para hacer nuestras vidas más gozosas y creativas. La armonía es un equilibrio entre los planos espiritual, emocional y físico.

Ángel de la libertad

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Eliminar los obstáculos a la libertad.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a encontrar nuestra libertad; a valorar su lugar en nuestras vidas; a protegerla en nuestras relaciones de todo tipo.

EL Ángel de la Libertad nos bendice y nos ayuda a realizar la libertad del espíritu divino de nuestro interior. Ofrece incontables dones cuando permitimos que la libertad sea parte integral de nuestra vida. Sólo necesitamos desear la experiencia de nuestra libertad y este ángel nos asistirá para conocerla a cada paso. Nos ayudará a comprender que la libertad es quien somos.

La libertad tiene muchos aspectos, y este ángel nos mostrará los numerosos modos en que podemos compartir su don. Puede suponer libertad de las restricciones de nuestra existencia mundana. Puede también significar una profunda experiencia de quiénes somos en nuestro núcleo, yeso más bien es una conciencia de algo que hacemos. No es tanto el libramos de algo como la libertad de ser nosotros mismos, lo que este ángel trae a nuestra conciencia.

Podemos orar al Ángel de la Libertad para que abra nuestros corazones y nuestras mentes al significado de la libertad. Y podemos descubrir que, como resultado de esto, necesitamos examinar nuestra capacidad de comunicar nuestras necesidades o de hablar por nosotros mismos a fin de facilitar nuestro salto hacia la libertad.

A veces se nos arroja el don de la libertad antes de estar conscientemente preparados para ella, y tardamos un tiempo en integrar nuestra experiencia y abandonar nuestros viejos patrones que nos atan a ideas preconcebidas sobre cómo debería ser la vida. Somos siempre libres de escoger cómo queremos ir por la vida: atados a viejas ideas, o abiertos a las ilimitadas oportunidades de expresamos. Cuanta más libertad nos permitamos a nosotros mismos, tanto más gozoso e ilimitado será nuestro espectro de expresión. Ofrecemos plegarias al Ángel de la Libertad para que elimine los obstáculos que limitan nuestra auto-expresión, salud y gozo. Pedimos tener la capacidad de alimentar la libertad más que abusar de ella de un modo autodestructivo. Pedimos que a las gentes de todas partes se les permita escoger el don de la libertad.

Este ángel opera mediante formas sutiles para alentamos. Nos envía Luz y valor para satisfacer nuestra ansia de libertad. Nunca se halla lejos de nosotros cuando proseguimos nuestro sendero de crecimiento y desarrollo. Nos ayuda a asimilar esta conciencia desde lo profundo de nuestras almas como espíritus libres, dignos de la oportunidad de expresamos.

Ángel de la confianza

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Abrir nuestros corazones y nuestras mentes a confiar en la bondad de la vida.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a aprender a confiar en nosotros mismos; aprender a confiar en la vida misma; aprender a confiar en otra gente.

EL Ángel de la Confianza trabaja con nuestro Yo Superior para ayudamos a expresar y desarrollar una actitud confiada hacia la vida. Esta confianza puede manifestarse cuando nos sentimos atrapados en el umbral de dos mundos, atormentados por ser negativos, cínicos o destructivos, cuando deseamos ser positivos y creer que nuestro bien más elevado y nuestro gozo más grande están siendo cumplidos.

Este ángel nos ofrece el amor esencial de espíritu que necesitamos a fin de confiar y ser verdaderamente afirmadores de la vida. La confianza puede marcar toda la diferencia en las experiencias cualitativas de nuestra vida. Ser capaz de confiar es un ingrediente esencial de la felicidad y la tranquilidad, o de otro modo nuestra energía estará maniatada por la sospecha, la duda y el temor. La confianza nos da el valor de avanzar o asumir riesgos que no seríamos capaces de aceptar si careciéramos de este componente, vital para el crecimiento y la espiritualidad.

El Ángel de la Confianza nos ayuda a valorar nuestras experiencias y confiar en nuestras percepciones. Sólo escuchando nuestra sabiduría interna podemos desarrollar la cualidad de la confianza que tan vitalmente necesitamos a fin de progresar a través de la vida. Cuando aprendemos a confiar en la bondad de la vida pasamos un tiempo más gozoso y tenemos contactos más valiosos con los demás.

Por extraño que parezca, la confianza se refleja en todas nuestras elecciones, desde las relaciones que formamos, a los trabajos y profesiones que seguimos, pasando por el tipo de ropa que vestimos. Cuando carecemos de confianza estamos llevando siempre un paraguas y escogiendo el modo más seguro y menos complicado de hacer algo, temerosos de vemos dañados o de hacerlo mal. Es sólo cuando nos atrevemos a correr riesgos, a defender lo que sentimos y a confiar en nuestro sentido interno de lo que es correcto y lo que no lo es, cuando finalmente desarrollamos un sentido de maestría sobre la vida.

Podemos ofrecer plegarias a este ángel para que nos ayude a confiar en nuestro sentido interno de conocimiento. Podemos pedir la confianza en otro de manera que podamos sentirnos a salvo expresando nuestro amor y cuidado de otro. Este ángel desea que nuestras experiencias de la vida sean saludables y enriquecedoras. Nada más demoledor para nuestros espíritus que el ser taimados o la traición.

Ángel de la fe

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Ayudar a la humanidad a encontrar la fe en Dios y sus ángeles.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a tener fe cuando las cosas están difíciles; a expresar nuestra fe en la bondad de la vida; a permitir que la fe sea la luz que nos guía a través de nuestras vidas

Cuando las pruebas de la vida están abrumándonos, podemos encontrar la fe de que todo saldrá bien. Esta fe nos sostiene en los tiempos difíciles. Podemos a veces tropezar y perder nuestro rumbo, pero la fe de que, en última instancia, todo es para nuestro mayor bien, puede elevamos por encima de nuestra duda y desesperación. La fe es la creencia de que sea lo que fuere que pidas a Dios que te envíe, ya se halla de camino. La fe es la aceptación de la incertidumbre y la firme creencia de que al final todo acaba bien.

En esta era de la gratificación instantánea carecemos de oportunidades para expresar nuestra fe excepto cuando aparecen graves crisis. La fe es algo que sólo nosotros podemos decidir desarrollar; nadie puede dárnosla o siquiera decimos cómo cultivada. La gente puede hablamos de ella y contamos sus propias experiencias personales, pero esencialmente nos viene a partir de una profunda conexión interna con nosotros mismos.

La vida es realmente muy simple cuando tenemos fe. Podemos seguir a nuestro corazón y vivir una vida dedicada y llena de significado en la fe de que estamos cumpliendo un plan. Nos alzamos por encima de nuestros egos limitados para tener fe en el conocimiento de que éste es un universo benigno y amoroso, y que somos parte del catalizador que está cambiando el mundo hacia un lugar mejor.

La fe nos ayuda a aguardar con paciencia la luz cuando sólo podemos ver oscuridad frente a nosotros. Es un componente esencial de la vida tener fe en que, cualquiera que sea nuestro destino, es correcto para nosotros. La fe es un conocimiento cada vez más profundo de que somos guiados, amados y protegidos en todo momento. Sólo necesitamos sometemos a ese amor para dejar que el propósito de nuestras vidas se cumpla.

Podemos orar al Ángel de la Fe para que nos ayude a renovar nuestra fe en el proceso de la vida. Nos ayudará a aceptar esas cosas que no podemos cambiar, así como todo lo que nos ha sido dado para trabajar con ello y refinado en nuestras vidas. En última instancia, nos transportará a través de las transiciones duras y difíciles, y nos ayudará a renovar nuestro amor por el Ser y la humanidad. El Ángel de la Fe está ahí para ayudamos a tender un puente sobre la brecha entre esta vida material y mundana y el plano espiritual.

Ángel de la reconciliación

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Reconciliamos con la Luz.

DONES PARA
LA TIERRA: Puede ayudamos a liberar traumas dolorosos que distorsionan nuestra visión de la vida; a traemos más plenamente al flujo presente de la vida; a abrir nuestros corazones al bien.

El Ángel de la Reconciliación nos ofrece la oportunidad de deshacemos del bagaje viejo e inútil de nuestro pasado. Reconciliándonos con el pasado nos descargamos de las penas, daños y resentimientos que taponan y congestionan nuestra energía y nos cargan con su peso. Necesitamos nuestra vitalidad para vivir en el presente, no para sumergir nuestra vida en viejos resentimientos.

El Ángel de la Reconciliación trabaja para ayudamos a integrar nuestro pasado con nuestra realidad presente. Nos ayuda a ver las verdades espirituales, de modo que podamos aprender de nuestro pasado. De este modo cualquier cosa dolorosa de nuestras vidas puede ser vista de un modo nuevo como un paso positivo del crecimiento -incluso las experiencias más brutales.

Este ángel está siempre facilitando la transición desde el pasado al presente, ofreciéndonos cualquier oportunidad de aceptar las cosas tal como son. Trátese de algo que hicimos a los demás o a nosotros mismos, o de algo que nos sucedió, este ángel nos ayudará a reconciliar nuestro pasado. El proceso de dejar marchar el pasado nos ayuda a redimir nuestro espíritu. Libera la energía que hemos invertido en proyectar nuestros sentimientos sobre situaciones, personas y sucesos pasados. Cuando estamos limitados por la pena, el duelo, los agravios o la amargura, estamos realmente destruyendo la vitalidad y el gozo del ahora siempre presente. El pasado es una piedra de tropiezo en el camino hacia la salud, si preferimos verlo de ese modo

Podemos ofrecer nuestras plegarias al Ángel de la Reconciliación para que nos ayude a aceptar el pasado tal como fue, y a abandonar nuestras ideas negativas acerca de cómo debería haber sido. Podemos pedir que las lecciones de las experiencias pasadas nos ayuden a desarrollamos como adultos de mente sana capaces de avanzar hacia el gozo del presente. Esto nos dará tanto placer como sabiduría.

Pedimos a este ángel que nos muestre cómo integrar nuestro pasado en un presente vivo, pleno de gozo y realización. Pedimos guía para abandonar el pasado y aceptar que siempre podemos hacer un nuevo comienzo. La reconciliación no tiene que ver con cambiar algo que no puede ser alterado. Es más bien transformar nuestra visión de cómo fue el pasado, y cómo podemos facultarnos y capacitamos ahora a nosotros mismos haciendo elecciones positivas para nuestro bienestar.

Ángel de la misericordia

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Traer la misericordia a nuestras vidas.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudamos a comprender el amor de Dios por la humanidad; a volvemos conscientes de que somos protegidos y guiados; a considerar la gratitud por las bendiciones que recibimos en nuestras vidas.

EL Ángel de la Misericordia nos ofrece el amor de Dios como una realidad viviente. Cuando nos enfrentamos a una situación insoportable y de repente hay un cambio de energía o de circunstancias, estamos siendo bendecidos por el Ángel de la Misericordia. Somos ayudados constantemente para dad e la vuelta a nuestros pensamientos y actitudes a través de la ayuda de la misericordia Divina.

Puede ser con maneras pequeñas y sutiles como experimentemos la misericordia. Puede venir bajo la forma de una llamada amistosa cuando sentimos desesperación, o de un delicado empujón a nuestra confianza en circunstancias en las que nos sentimos inseguros de nosotros mismos. Podría mostrarse en multitud de situaciones que no controlamos, o cuando somos afectados por nuestras mentes conscientes. Por ejemplo, podríamos encontrar una persona que cambia nuestra vida, o podríamos ser aceptados o rechazados para un trabajo o unos estudios. Al reflexionar empezamos a comprender las asombrosas consecuencias que este punto de inflexión tuvo en nuestras vidas. En el mundo racional, a esto se le podría llamar mera coincidencia. Yo, sin embargo, prefiero aceptado como el don del Ángel de la Misericordia, que trabaja porque se realicen nuestras vidas.

Lo que esta conciencia de guía e intervención nos trae es una comprensión del no-hacer. Esto significa que no hemos de esforzamos y apremiamos, o ser severos o punitivos con nosotros mismos, porque las cosas no funcionen como quisiéramos. Confiar en la Misericordia Divina como un don proveniente de los ángeles, nos permite participar plenamente en el proceso de nuestras vidas.

Podemos orar al Ángel de la Misericordia para que sea activo en nuestras vidas. Sin tratar de controlar nuestras circunstancias, podemos aceptar que la misericordia está siéndonos dada constantemente, y que podemos sometemos a la fuente. Podemos aceptar el don de la misericordia siendo tiernos y afectuosos con nosotros mismos y con los demás. Cuando olvidamos la misericordia, nos volvemos dominantes y controladores, pisoteando a todos, viviendo desde nuestro ego, y abriéndonos a elevados niveles de conflictividad. El sendero de la aceptación nos ofrece la misericordia como un don del amor incondicional. La misericordia nos transporta en los tiempos difíciles de nuestras vidas hasta nuevos niveles de conciencia en los que vivimos más plenamente a la luz del amor Divino.

Ángel del perdón

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo de la Creación.

FUNCIÓN
CELESTIAL: Ayudamos a perdonar y dejar ir el pasado.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar a que nos honremos y facultemos a nosotros mismos cuando perdonamos a otros; a vivir en el presente cuando perdonamos el pasado; a crear el espacio para que medre la intimidad cuando perdonamos a otros.

EL Ángel del Perdón nos alienta e incita a considerar las heridas y resentimientos pasados bajo una nueva luz. Ganamos en respeto a nosotros mismos y en sabiduría cuando somos capaces de dejar marchar el pasado y perdonar a quienes nos han herido. De otro modo, permanecemos pillados en la creencia de ser víctimas, sin posibilidad alguna de alterar nuestras vidas.

El perdón no significa que condonemos el mal comportamiento, ni significa necesariamente que haya de gustamos la gente que nos trató mal. Significa, sin embargo, que cuando perdonamos a otros renunciamos a nuestra ira y resentimiento. Cuando perdonamos nos quedamos ligeros de espíritu y sintiéndonos bien con nosotros mismos. Sin eso no tenemos posibilidad alguna de estar verdaderamente capacitados. Seguiríamos creyendo que otros nos trataron mal y siempre arrastraríamos ese resentimiento. Corroe nuestras entrañas; es la materia prima de la que se forman las enfermedades. Perpetramos un abuso y una injusticia sobre nosotros mismos llevando con nosotros a todas partes sentimientos negativos.

El perdón nos libera y nos ayuda a abrir un canal más profut1do para relacionamos con los demás. Podemos necesitar ayuda para perdonar, y el Ángel del Perdón nos ofrece la gracia de encontrar ternura en nuestros corazones, y el valor de pedir ayuda cuando el perdón se nos antoja una tarea demasiado intimidante.

El perdón nos ayuda a ser receptivos a la curación y el amor. Cuando perdonamos estamos aumentando nuestros niveles de autoestima, pues, de hecho, el punto de poder real sólo se halla dentro de nosotros. Estamos, en efecto, diciendo que ya no deseamos ser víctimas del abuso, la traición, o cualquier otra forma de negatividad que obstaculice nuestra felicidad. El perdón, como el reconocimiento, es lo que nos ayuda a crecer como gente feliz y saludable.

Podemos pedir al Ángel del Perdón que nos muestre el sendero para deshacemos de la acusación y la injuria. Es realmente sólo nuestra disposición a liberamos del fardo de la negatividad lo que iniciará el proceso de curación. Esta liberación nos da la oportunidad de despejar otros aspectos de nuestra vida en los que pudieran haber sentimientos y penas ocultos que bloquean nuestro gozo. Pidiendo al Ángel del Perdón que nos ayude a soltar nuestra negatividad, estamos capacitando al proceso de curación para que se inicie.

El Cielo del Paraíso

Llegamos al nivel del Cielo que se halla más próximo a la Presencia Divina. Es aquí donde sometemos nuestro ego al amor incondicional de Dios y de Sus ángeles. Nuestras almas hallan aquí su hogar, sintonizadas con la sabiduría y el amor Divinos. Es dentro de este reino donde vivimos desde la realidad de nuestros corazones, y que no hay separación entre nuestra voluntad y la voluntad de Dios.

El Cielo del Paraíso es el reino de la bienaventuranza y el gozo puro. Es donde la creación sucede sin esfuerzo, y donde nuestras experiencias humanas son armoniosas y completas. No existe aquí confusión o necesidad de supervivencia, pues el espíritu ha trascendido las disputas terrenas.

En el Cielo de la Forma los ángeles nos ofrecieron la ayuda que necesitábamos para manejar nuestras vidas en el plano físico. En ese primer nivel evitamos el desastre, superamos los peligros y renunciamos a la negatividad. Los Arcángeles nos mostraron el camino hacia la curación y el sendero evolutivo hacia ser en totalidad. Nuestros Ángeles Guardianes nos guiaron a través de los ciclos de madurez y crecimiento. .

Dirigimos entonces nuestras energías hacia nuestras relaciones, permitiendo a nuestros espíritus ser fortalecidos por medio de la purificación de nuestros pensamientos y actitudes, y soltando nuestros sentimientos bloqueados y negativos. Llegamos ahora a ese lugar dentro de las esferas celestiales en donde reinan el amor y la sabiduría, y donde somos delicada y tiernamente guiados a conectamos con la Fuente que vive en nuestro interior. Cuanto más nos aproximamos a la Fuente, más nos percatamos de que no se halla separada de nosotros, somos, de hecho, uno con ella.

Llegamos a experimentar la total Unidad de la Fuente en todas las cosas. No somos meramente testigos de la creación sino más bien una parte intrínseca de la gloria que expresa esa Unidad y Unicidad.

Es en este Cielo donde se materializan nuestros sueños, pues éste es el reino de los milagros. Aquí la creatividad está manifestando perpetuamente el poder y la gloria de la Divinidad. Los ángeles de este cielo nos ofrecen los mayores dones de amor y sabiduría. Cuando abrimos nuestros corazones nos vemos inundados por el gozo del amor de Dios por nosotros, y nos sintonizamos para ser cocreadores con la Fuente. A este nivel operamos conjuntamente con los ángeles.

Los tres tipos de ángel del Cielo del Paraíso son los Serafines, los Querubines y los Ofanines, más conocidos como los Tronos, pues son los que más próximos se sientan junto al Trono de la Divinidad.

Los Serafines

¡A los Ángeles que son los Hacedores y Gobernadores, los Moldeadores y Vigilantes, Los Conservadores y Preservadores de la Tierra Abundante! y de todas las Creaciones del Padre Celestial invocamos a los buenos, fuertes y benefactores Ángeles del Padre Celestial y la Madre Terrenal! ¡A los de la Luz! ¡A los del Cielo! ¡A los de las Aguas! ¡A los de las Plantas! ¡A los de los Hijos de la Luz! ¡A los de la Santa y Eterna Creación! Adoramos a los Ángeles Que fueron los primeros en atender el pensamiento y enseñanza Del Padre celestial, De quien los Ángeles formaron la semilla de las naciones.

EL EVANGELIO DE LOS ESENIOS

Los Serafines están asociados con la esencia misma de la creación. Ellos, en su luz, son los creadores de los milagros. Transmiten la energía de Dios para crear la sustancia elemental de la cual es formada la vida, y que penetra todo el universo. Son conocidos como los Ángeles del milagro del amor. Nos ofrecen eternamente un amor incondicional. Alientan y apoyan nuestra evolución espiritual hasta el grado más elevado, hasta que somos uno con el espíritu creativo de la Fuente.

Se
les llama el Ángel del Milagro del Amor, el Ángel de la Esencia del Amor y el Ángel del Amor Eterno. Representan el espíritu de magnificencia que conocemos como el amor incondicional y eternamente duradero. Somos testigos de ello en cada acto de creación. Es algo que inunda el universo con su poder mismo. Es a través de los Serafines como llegamos a conectamos con este amor y a reconocer su esplendor.

Los Serafines ofrecen a quienes buscamos este bienaventurado estado de unidad con la Fuente, modos de refinar y sintonizar nuestras vibraciones con los niveles más elevados de conciencia. Pueden, por ejemplo, traemos el milagro de instructores o maestro especiales, tanto físicos como no físicos. Estos instructores son ellos mismos seres que han entrado en contacto con la Luz y que, a través de diversos medios de purificación, han quemado la escoria de su negatividad, sometiéndose a la unidad de la vida.

Los Serafines nos recuerdan constantemente el milagro del amor, y de cómo somos renovados y transformados plenamente por esta portentosa energía. Nos ayudan a curar el dolor de toda separación y pérdida, a caer en la cuenta de que el amor es eterno y absolutamente indivisible.

Los Querubines

Los Querubines guardan la entrada al Paraíso. Son los portadores de la sabiduría final de este universo. Ayudan a todos los que están asociados con la sabiduría, y ofrecen fuerza a todos los que están sintonizados con la palabra de Dios. Llenan el universo con la sabiduría de Dios. Cuando estamos sintonizados con la vibración de su amor experimentamos las profundidades de conocimiento de nuestro interior. Éste es un reflejo claro y directo de la sabiduría que canalizan hacia nosotros, en su esperanza de que conoceremos a Dios y comprenderemos la magnitud del amor incondicional que vive dentro de nosotros.

Los Querubines nos ofrecen su conciencia, clara como el cristal, de la unidad de toda vida. En el Oráculo se los conoce como el Ángel de la sabiduría, el Ángel del Discernimiento y el Ángel del Conocimiento.

Son los mensajeros de Dios, compartiendo su plenitud de amor y conocimiento. Nos ofrecen la posibilidad de conocer los misterios de la vida a través de la transmutación del conocimiento en sabiduría. No son el niño pequeño y gordinflón tan a menudo pintado en el arte Angélico, sino más bien la pureza de espíritu encarnada en los chiquitines que se saben a salvo y profundamente amados.

Los Tronos

Los Tronos son la forma angélica más próxima a la Fuente Divina misma. Existen más allá de la forma, y, sin embargo, su función angélica es la de transformar los pensamientos en materia. Existen al nivel del pensamiento puro y son los conductores de la vibración del amor de Dios hacia la forma material.

Actúan como los Ojos de Dios y asumen la forma de corrientes arremolinadas de luz coloreada. Se los conoce como el Ángel de Ser, el Ángel del Poder y el Ángel de la Gloria. Transmiten el poder y la gloria de la Fuente a todo lo largo del universo, ofreciendo un constante rayo de luz que nos permita manifestar este amor en nuestras vidas. Cuando liberamos nuestras mentes y experimentamos abiertamente el momento, estamos viviendo la gloria y el esplendor de la creación tal como se pretendía. Es entonces cuando los Tronos nos transportan a los reinos de la bienaventuranza.

Existen en el momento siempre presente, y conforme progresamos más allá de nuestra identificación superficial -quien creemos ser- y comenzamos a vivir como cocreadores del universo junto con la Fuente, descubrimos que existimos más completamente en el presente. De este modo somos atraídos a los reinos de la creatividad, el amor y la sabiduría, que son tan profundos que podemos ser incapaces de dar descripciones con sentido de nuestras experiencias. Éste es el Cielo del Paraíso, del que poetas y místicos han hablado a lo largo de las épocas. Todo lo que requiere de nosotros es que dejemos caer nuestros egos y vivamos abierta y confiadamente en el momento siempre presente, libres de las ilusiones que incapacitan y atrofian a nuestros espíritus. Con la ayuda de los ángeles somos todos capaces de vivir tal como se pretendía, en gozo, en bienaventuranza y con el conocimiento de que somos verdaderamente amados y queridos.

El reino de los Tronos es el nivel más elevado al que pueden ascender los ángeles. Dan «alabanzas y gracias interminables» a la Fuente, sabiendo que este amor y misericordia perdurarán en la eternidad.
Ángel del milagro del amor
REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Traer milagros a nuestra vida.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar a que te abras y recibas el amor que deseas; a cuidar del amor que tienes en tu vida; a reconocer el milagro del amor procedente de la Fuente.

EL
Ángel del Milagro del Amor nos ofrece la posibilidad de conocer el amor de Dios de un modo profundamente significativo e íntimo. Para unos puede ser la paternidad, para otros puede ser en una comunidad espiritual o terapéutica de hermanos y hermanas, para otros más puede venir a través de una relación profundamente personal. A cada uno de nosotros se le da la posibilidad del milagro del amor, y como individuos únicos se nos ofrecerá el don del amor de Dios en modos singulares que son perfectos para nosotros.

Nuestra posible elección es la de abrir nuestros corazones de forma que seamos receptivos a ese amor. Cuando escogemos el amor en nuestras vidas, los ángeles nos abrazan y llenan nuestros corazones con la gracia del amor Divino. Este milagro del amor como mejor se expresa es a través de las interacciones humanas; pues el amor sagrado ofrece su más bello reflejo en nuestras relaciones de unos con otros.

Podemos ofrecer nuestras oraciones al Ángel del Milagro del Amor para que nos bendiga en nuestra vida con este preciosísimo don. Podemos ser receptivos y limpios de negatividad, de modo que nuestra capacidad de mimar y preservar este amor y dejado crecer se expanda constantemente. El amor es muy precioso; es nuestro mayor tesoro. En cualquier forma que llegue, podemos mimado, cuidando de no dado por supuesto o de tratado abusivamente. Cuanto más claros seamos en nosotros mismos, menos mancillaremos o expondremos este don a una energía errónea. El amor es tan especial que sólo podemos honrar y agradecer a la Fuente por experimentado. Conforme permanecemos limpios, trabajando sobre nosotros mismos, asumiendo la responsabilidad por nuestras proyecciones y manteniendo una actitud positiva, nos volvemos cada vez más capaces de recibir el amor de Dios.

Los milagros nos son dados gratuitamente por el Espíritu Santo. Están a disposición de todo el mundo. La única cosa que se pide de nosotros es que estemos prestos a recibidos. Se nos pide que purifiquemos nuestro corazón y abramos nuestro espíritu para recibir el don del milagro del amor. Podemos orar al Ángel del Milagro del Amor para que sea nuestro guía conforme nos volvemos conscientes de que esto es lo que verdaderamente anhelamos en nuestra vida. Conocer el amor dentro de nosotros es también conocer el amor que nos rodea. El amor de Dios carece de limitaciones o fronteras. Empapa toda sustancia viva y puede experimentarse en todo.

Ángel de la esencia del amor

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Proteger la esencia del amor.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a comprender que en tu núcleo eres amor; a experimentar amor en todas las cosas; a compartir la esencia de tu ser con los demás.

EL Ángel de la Esencia del Amor nos ayuda a quitamos la máscara de la ilusión y ver que el amor es la esencia de toda la vida. Este ángel trabaja para ayudamos a salir del limitado capullo de nuestro ego y mostramos como las espléndidas criaturas de luz que somos. Cuando hemos penetrado las ilusiones de la personalidad y la naturaleza destructiva de la negatividad, comprendemos que, en nuestro núcleo, lo que somos es una fuente de amor.

Este amor vive en el centro de toda célula viviente de nuestros cuerpos, y en el corazón de todos los seres vivientes. La conciencia de que estamos hechos atraviesa también toda otra sustancia viviente. Nuestra propia y dulce esencia es la misma que la esencia universal del amor que nos une y ata íntimamente con la Fuente.

Podemos
ofrecer plegarias al Ángel de la Esencia del Amor para que nos ayude a reconocer la esencia que reside en el centro de nuestro ser. Cuando elegimos identificamos con esta esencia, provenimos de nuestro Yo superior, que es un aspecto de la Divinidad, más que del otro yo, el del ego pequeño e individual. Buscamos asistencia para que nos ayude a desprendemos de las ilusiones de nuestro ser y encontrar la realidad inmortal de que somos uno con la Fuente y con toda vida. Oramos para ser capaces de conectamos con esa unidad y recordar la naturaleza eterna e incondicional de ese amor.

Conforme abrimos nuestros corazones al amor de nuestro interior, hallamos que la esencia del amor es la sustancia básica y fundamental de la vida. Sin ella nada podría crecer o florecer, y la vida dejaría de existir. El Ángel de la Esencia del Amor guarda con cuidado esta sustancia dentro de cada uno de nosotros. Cuando decidimos vivir desde este espacio se nos dan incontables tesoros en forma de experiencias que nos sirven de reconocimiento de que el amor es lo que somos.

Ángel del amor eterno

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Transmitir el amor eterno e incondicional de Dios.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a recordar que el amor es para siempre; a perder el temor a que el amor sea limitado; a abrirte al espíritu que es la Fuente de este amor.

EL Ángel del Amor Eterno es un manantial de consuelo para cualquiera que esté apenado por el amor perdido. Como cuestión de hecho, el amor no puede perderse. Es indeleble, y permanece como parte de nosotros a través de la eternidad. Es como si el amor quedase injertado en nuestras almas, y con cada experiencia del amor nuestra alma se expandiera y desarrollara. Propicia y amplía nuestra perspectiva de nosotros mismos, nos ayuda a comprender que el universo es un lugar seguro y dulce, destinado a damos felicidad y gozo.

Todo amor puede ser reexperimentado en la memoria consciente por el uso de la meditación, o diversas técnicas curativas. El amor no muere con el cuerpo físico. Es eterno. Puede ser vuelto a llamar cuando tenemos necesidad de él.

El Ángel del Amor Eterno ofrece a cada uno de los que amamos el gozo de saber que el espíritu conserva el recuerdo del amor. Cuando hemos perdido alguien próximo a nosotros, el amor compartido no disminuye. Realmente permanece con nosotros, se convierte en parte de nosotros y hace avanzar nuestro desarrollo espiritual. Este ángel nos ayuda a ser conscientes del hecho y nos ayuda a mantener el amor vivo en nuestros corazones. En algún punto de nuestras vidas necesitaremos su amor y asistencia, pues en este mundo físico no podemos evitar las pérdidas. Este ángel nos trae el consuelo y la conciencia de que el amor nunca muere. El amor puede conectar a la gente a lo largo de la vida y puede incluso reunir a personas que han amado en el pasado y que se han juntado en esta vida para completar ese amor. Algún amor puede perdurar a través de edades de separación. Cuando las personas son almas gemelas se encontrarán una y otra vez, sea en este plano físico o en otro nivel más etéreo.

Podemos orar al Ángel del Amor Eterno para que elimine el velo de la inconsciencia que se interpone entre nosotros y nuestra conciencia del amor eterno. Si estamos solos o abandonados, podemos orar a este ángel para encontrar consuelo en el recuerdo de un amor que fue esencial para nosotros en algún momento de nuestra vida. Podemos decidir conscientemente que queremos recordar el amor de amigos, familiares, instructores, de hecho el de cualquiera con quien hayamos compartido el amor. Ese recuerdo permanece con nosotros y es parte de quien somos. Ese amor es indeleble.

Ángel de la sabiduría

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Traer sabiduría a la vida de todos nosotros.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar a que te vuelvas receptivo a la sabiduría de Dios; a encontrar la sabiduría en tu vida; a buscar la sabiduría en todas tus experiencias.

Este ángel es el portador de la sabiduría de Dios, que es llevada a lo largo de todo el universo para quienes buscan conocer La Palabra de Dios. Este ángel nos ayuda a encontrar nuestra sabiduría abriéndonos a las profundidades de nuestra experiencia y Sabiendo lo que es verdadero para nosotros.

Cuando nos damos a nosotros mismos la oportunidad de reflexionar, sintetizar y destilar nuestras experiencias personales, encontramos sabiduría. Con ella podemos progresar a lo largo de nuestro sendero, enriqueciendo nuestra comprensión y profundizando nuestra espiritualidad.

Sólo ahora estamos realmente comenzando a ver la sabiduría de las antiguas enseñanzas y a reaplicarlas a nuestra salud y estilo de vida. La sabiduría es una conciencia interna que se proyecta en el mundo que nos rodea de modo que podamos vivir en paz y armonía.

El Ángel de la Sabiduría nos trae el don de la sabiduría. Se dice en la Biblia que la sabiduría es más valiosa que el oro. Ciertamente necesitamos sabiduría para nuestro crecimiento y desarrollo espiritual. Sin sabiduría estamos a merced de los efectos del mundo material, y podemos fácilmente perder nuestra integridad e identidad personal.

La sabiduría es algo que todas las culturas han honrado y reconocido. Las civilizaciones antiguas respetaron y reverenciaron a aquellos que a través de su experiencia habían llegado a entender el significado interno de la vida, y eran capaces de darle un sentido a la pérdida, el trauma y la separación. Esta cualidad de la sabiduría es algo que estamos empezando a reevaluar en nuestro mundo moderno y, esperemos, a respetar. Podemos buscar la ayuda del Ángel de la Sabiduría para que nos guíe hacia la sabiduría de nuestro interior. Es desde este lugar desde el que podemos hacer elecciones saludables y sabias para nuestro bienestar y felicidad.

Podemos ofrecer nuestras oraciones al Ángel de la Sabiduría para mostramos cómo darle un sentido a las experiencias de nuestra vida, y cómo encontrar ese significado por nosotros mismos. Podemos pedir sabiduría para nuestra curación y para la curación de nuestro planeta. Es sin duda a través del don de la sabiduría como somos capaces de encontrar nuestra bienaventuranza en vida. El Ángel de la Sabiduría está ahí para ayudamos a encontrar el sendero sabio y curativo.

Ángel del discernimiento

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Ofrecer discernimiento a todos los que recorren el sendero de la Luz.

DONES PARA
LA TIERRA: Puede ayudar te a conocer tu sendero correcto; a escoger lo que es realmente bueno para ti; a conocer aquello que pueda servir a tu bien más elevado y a tu mayor gozo.

EL Ángel del Discernimiento nos enseña a honrar nuestra voz interna y a escuchar a nuestros corazones. Si se nos plantean elecciones complejas que implican tomar decisiones difíciles capaces de afectar nuestra evolución espiritual, este ángel nos ayudará a escoger el sendero correcto. Siempre nos está guiando hacia aquello que servirá a nuestro crecimiento y que nos ayudará a desarrollar nuestras fortalezas y dones. El discernimiento elimina lo que es negativo, intelectual y quizá potencialmente dañino para nosotros. Aprender el discernimiento es refinar nuestra habilidad para sentir cuál es el sendero más saludable y gozoso para nosotros.

El discernimiento es la capacidad de conocer aquello que en última instancia es para nuestro mayor bien. No es necesariamente el sendero fácil o popular. Es, sin embargo, el sendero más adecuado para el bien. Podemos saber lo que es correcto para nosotros cuando escuchamos nuestros corazones y reflexionamos sobre nuestras elecciones. El Ángel del Discernimiento está ahí para guiar nuestro camino en la toma de las decisiones más sabias.

El discernimiento es la capacidad de conocer en nuestra cabeza y corazón que algo o alguien es adecuado para nosotros. Mucha gente se esfuerza por volver adecuada una situación o una persona en vez de preguntarse si esa persona o situación es lo mejor para ellos. Cuando estamos discerniendo nos valoramos a nosotros mismos a todos los niveles, y hacemos elecciones que reflejan ese nivel de autovaloración. El Ángel del Discernimiento nos ayuda a ver las cosas claramente, y a expandir nuestra visión más allá de nuestros temores y dudas acerca de nosotros mismos. Nos ayuda a conocer aquello que pudiéramos tener miedo de ver, y nos permite la posibilidad de hacer elecciones inteligentes y de corazón.

Podemos orar al Ángel del Discernimiento para que nos ayude a desarrollar nuestra capacidad de escuchar nuestra voz interior. Esto nos ayudará a escuchar a los ángeles que nos susurran, y a conocer las elecciones correctas que hacer. Una vez que hemos aprendido el discernimiento, los ángeles nos ayudan a abrirnos plenamente a los tesoros de nuestro conocimiento interno. Nunca se arriesgan a exponer al rechazo ese profundo conocimiento interior. El discernimiento protege nuestra sensibilidad más profunda. Los ángeles desean que sólo tomemos las decisiones mejores para nosotros.

Ángel del conocimiento

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Dar a la humanidad el don de su profundo conocimiento.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a conocer tu verdad; a anclar tu conciencia en tu conocimiento más profundo; a recordarte que siempre sabes lo que es correcto para ti.

EL Ángel del Conocimiento le ayuda a cada uno de nosotros a encontrar y escuchar esa parte nuestra que siempre sabe. Es en este lugar donde somos completamente capacitados e integrales. No es la función de la mente racional que entiende las limitaciones. Es, más bien, algo de nuestra conciencia .más profunda que se sintoniza con las vibraciones del cosmos y es profundamente consciente de todas las cosas. Cuando destapamos nuestro conocimiento profundo sobrepasamos nuestro armazón mental de cómo se supone que es la realidad. Cortocircuitamos nuestras emociones y renunciamos a nuestras actitudes negativas hacia la vida. Este conocimiento profundo proviene de la certidumbre absoluta de quiénes somos, y puede manifestarse en voces o cuadros, o incluso ir más allá de las imágenes, dándonos una experiencia directa del Sí. No depende de situaciones externas o de las imaginaciones de la mente. Es el mensaje más fuerte posible, que brota directamente de nuestra Alma.

Nuestro sentido de conocimiento puede ayudamos a comprender nuestro propósito al estar aquí sobre este planeta en este momento de conflictos y pugnas. Este conocimiento nos ayuda a aceptar lo que necesitamos hacer para dejar que nuestro potencial se desenvuelva, y hacer las elecciones correctas para nuestra vida. Abarca la conciencia de que el universo es un lugar benigno, que existe para apoyar el que seamos nosotros mismos lo más plenamente posible. Este profundo conocimiento es nuestro enlace directo con la Fuente. Podemos ofrecer nuestras plegarias al Ángel del Conocimiento para que nos guíe y asista para aumentar nuestra capacidad de escuchar nuestro interior. Este nos ayuda a reconocer nuestros estados de ánimo y emociones, y cuando estamos volviendo a poner los viejos discos de cómo ha de ser la vida para nosotros, nos alentará a dejar caer el guión gastado y encontrar lo positivo y gozoso.

El Ángel del Conocimiento representa la claridad total. Nos es dado este don cuando hemos rechazado actitudes malsanas y perniciosas acerca de nosotros mismos y de nuestros hermanos y hermanas. Una parte de este conocimiento es que somos el amor mismo.

Nuestras oraciones al Ángel del Conocimiento pueden aligerar nuestros temores y ayudar a que nos abramos a nuestro centro, que es amor y Luz. Con el conocimiento podemos experimentar la certeza y saber que somos perfectos a los ojos de Dios.

Ángel del ser

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Actuar como los ojos de Dios.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudarte a entrar en contacto con la profundidad de tu ser; a ser como un cocreador del universo; a expandir tu sentido personal de bienestar.

EL Ángel de Ser nos bendice por ser espejos del amor de Dios. Nos ayuda a transformar la realidad en una visión para nosotros en la que nos sentimos amados y apoyados. Ilumina nuestra conciencia de que somos una parte vital de la creación.

Dado que existimos como parte de la creación, no separados de ella, estamos facultados para el amor, el respeto y la prosperidad. El Ángel de Ser nos anima a conocemos a nosotros mismos y a entender que, en nuestro núcleo, somos aspectos de la Fuente. Este ángel nos da su asistencia para creamos un modo de vida simple y realizador. Cuando escogemos el gozo, el amor y la salud, nos movemos en dirección a ser cocreadores del universo. El Ángel de Ser afirma nuestra visión y la bendice. Nos ayuda a crear nuestras vidas usando toda la capacidad de que disponemos para atraer hacia nosotros lo bueno y gozoso.

Tal vez no veamos nuestras vidas como particularmente creativas, sin embargo, todo pensamiento negativo o positivo que tenemos atrae hacia nosotros nuestra experiencia. El Ángel de Ser está trabajando constantemente a través de nuestra mente consciente para ayudamos a hacer que nuestra realidad sirva a nuestro bien más elevado y a nuestro más grande gozo.

El Ángel de Ser nos enseña la aceptación y el amor a nosotros mismos. Nos ayuda a conocer nuestra propia bondad y la dulzura de nuestra naturaleza interna. Trabajar conjuntamente con él equivale a aceptamos tal como somos. Significa abrir nuestros corazones a la visión de lo que realmente deseamos ser, un ángel en cuerpo físico.

Podemos orar al Ángel de Ser para que nos ayude a encontrar el valor de disfrutar siendo nosotros mismos. Le pedimos que nos ayude a separar la magnificencia de nuestro ser esencial de los aderezos superficiales del mundo material. Necesitamos saber que no somos el coche que conducimos, ni la casa en la que vivimos, las ropas que vestimos o la pareja con la que dormimos. Nuestra valía no depende de ninguna de estas cosas. Somos valiosos simplemente porque existimos. Somos una expresión única de ser, existente más allá de las identificaciones del ego con el dinero, el trabajo, el sexo, la raza o la edad. Ser verdaderamente es estar en unidad con el espíritu amante y creativo de nuestro interior. Pueda el Ángel de Ser ayudar a unimos con nuestro verdadero ser.

Ángel del poder

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Transformar el amor de Dios en una forma material.

DONES PARA LA TIERRA: Puede ayudar te a aceptar el poder de la Fuente; a reconocer tu propio poder de transformación; a aceptar el poder colectivo de cambio que existe en la humanidad.

EL Ángel del Poder nos aproxima a una comprensión de que el poder de Dios vive dentro de cada uno de nosotros. Nuestro trabajo individual es el de realizar esta verdad en nosotros mismos y reconocer su poder. El Ángel del Poder está ahí para facilitar esta realización y aproximamos a ser uno con la Fuente.

El
poder del amor de Dios puede ser realizado como un concepto espiritual o experimentado como una realidad viviente. Cuanto más hagamos de esta percepción una experiencia viva, más tenderemos un puente sobre la brecha de separación entre nosotros y nuestros hermanos los hombres. A cada individuo corresponde llegar a conocer el poder de su interior y confiar en él. El Ángel del Poder nos ofrece la ayuda que necesitamos para hacer posible esta realización.

Podemos ofrecer plegarias al Ángel del Poder para que aclare nuestras mentes de toda negatividad, la cual bloquea nuestro descubrimiento de que Dios vive en nuestro interior y que no es una proyección exteriorizada y separada de nosotros.

El Ángel del Poder ofrece muchos modos diferentes a través de los cuales podemos llegar a conocer más plenamente el poder que hay dentro de nosotros. En el caso de algunos puede ser a través de la meditación; para otros puede ser seguir una práctica espiritual, o un tipo particular de trabajo u ocupación; para otros podría venir bajo la forma de la amistad o el compañerismo. Cuando empezamos a seguir aquello que nos atrae y a hacer lo que nos da gozo, los milagros se despliegan, y somos llevados a las alturas de la conciencia sobre lo que puede ser la vida.

Podemos ofrecer plegarias de gratitud por este poder. Esto nos ayuda a compartir la bondad y la belleza de la creación, sabiendo que somos uno con este poder y no algo separado de él. El poder de nuestro ser aumenta cada vez que damos un paso en dirección a amamos a nosotros mismos, honrando quien somos y respetando la Fuente de la vida que hay en nuestro interior. Cada vez que honramos nuestra belleza y gracia y nuestra capacidad de delicadeza, nos colocamos en la luz. Cuando nos abrimos a nuestros sentimientos y nos decimos a nosotros mismos la verdad sobre cómo es la vida para nosotros en un momento concreto, aumentamos nuestro poder y. propiciamos nuestro ser. El Ángel del Poder nos desafía cada vez a reconocer nuestro poder y vivir nuestra verdad.

Ángel de la gloria

REINO ANGÉLICO: Ángel del Cielo del Paraíso.

FUNCIÓN CELESTIAL: Celebrar la gloria de la Divinidad.

DONES PARA
LA TIERRA: Puede ayudar te a aceptar el poder de la Fuente; a reconocer tu propio poder de transformación; a aceptar el poder colectivo de cambio que existe en la humanidad.

EL Ángel de la Gloria nos ayuda a celebrar las interminables oportunidades de bondad y gozo que existen en nuestras vidas. Nos enseña a ser agradecidos por la belleza y simplicidad de la vida. Realmente nos ayuda a eliminar la tensión y la lucha de nuestra vida viendo lo simples que pueden ser las cosas. Este ángel nos dice que la vida puede ser una larga celebración si así lo queremos. Canta alabanzas a la gloria de la portentosa creación de Dios. Podemos sintonizamos con este encantamiento de belleza y gozo en cualquier momento en que deseemos abrir nuestros corazones. Los esplendores de la vida simplemente se despliegan delante de nosotros. La vida se convierte entonces en un espejo en el que el amor se refleja cuando la vemos a través de los ojos de la gratitud. También significa que estamos enraizados en la realidad aquí-y-ahora de la vida misma.

Podemos ofrecer nuestras plegarias al Ángel de la Gloria para que incluya nuestro agradecimiento en su cántico de alabanza y gozo a la Fuente de la vida. Con nuestros corazones abiertos somos bendecidos; el placer que recibimos al decir «gracias» por la vida es el reconocimiento final de la vida misma. El gozo de la gratitud nutre nuestras almas y nos da el sentimiento de gracia más profundo. Hace muchos años un hombre muy sabio me enseñó a decir: «Gracias por todas las cosas buenas que están sucediendo ahora en mi vida.» Cuanto más lo decía, más cosas buenas sucedían en mi vida.

El Ángel de la Gloria nos ayuda a elevamos por encima de lo mundano hasta un nivel de celebración de la gloria de Dios y el milagro de la creación. Alinear nuestra energía y conciencia con esta gloria es ser parte de ella. Cada uno de nosotros es un aspecto del principio divino de la creación. Es nuestra propia gloria lo que estamos celebrando cuando abrimos nuestros corazones a los ángeles. Estamos alcanzado la gloria del" Sí y honrando a la Divinidad cuando nos amamos a nosotros mismos.
Publicar un comentario