viernes, 30 de marzo de 2012

CHACRAS Por Patricia L Orozco



Que son los chacras? Los chacras son centros de energía situados en el cuerpo, de los cuales fluye la energía de la mente; chacra proviene de la palabra sánscrita que significa rueda o vórtice. Los siete chacras principales están situados a lo largo de nuestro cuerpo y componen nuestra conciencia y nuestro sistema nervioso.

Podríamos decir que los chacras representan siete derechos únicos que nos corresponden por nacimiento, derechos que, sin embargo, las circunstancias de la vida alteran constantemente. Y si acabamos por aceptar estas alteraciones la energía de los chacras puede llegar a ser muy excesiva ó deficiente.

Los chacras están relacionados con diferentes órganos de nuestro cuerpo y se encuentran situados en el siguiente orden:

El primero es el chacra raíz (Muladhara), se encuentra ubicado en la base del cóccix. Este chacra esta relacionado con las glándulas suprarrenales, columna vertebral, riñones, vejiga, parte final del intestino, colon y áreas cercanas. Su derecho fundamental es el “Derecho a tener” (instinto de supervivencia).

Su función es fortalecer, provocar entusiasmo, estimular el sistema nervioso y dar resistencia al cuerpo.

El segundo es el chacra sacro (Svadhishtana), está situado en la próstata (útero en la mujer), bajo el ombligo y está asociado con Gónadas, órganos reproductores, nervio ciático y ganglios linfáticos. Su derecho básico es el “Derecho a sentir” (emotividad y sexualidad).

Este chacra tiene mucha influencia sobre el sistema nervioso y en la temperatura del organismo, da una perfecta armonía al cuerpo, la mente y las emociones.

El tercer chacra es el del plexo solar (Manipura), lo encontramos arriba del ombligo y su relación es con el páncreas, hígado, bazo, estómago, músculos del abdomen, duodeno, intestino delgado y vesícula biliar. Su derecho esencial es el “Derecho a ejecutar” (poder y energía).

Este chacra tiene influencia sobre el aparato digestivo, da dominio al subconsciente, produce cordura y desarrolla la prudencia.

El cuarto chacra es el del corazón (Anahata), y se encuentra a la altura del plexo cardíaco, relacionado con el timo, bronquios, aparato respiratorio y sistema nervioso. Su derecho primordial es el “Derecho a amar y ser amado (el amor).

Este chacra estimula la vitalidad y activa la secreción interna, da sabiduría divina, estabilidad, perseverancia, paciencia y equilibra la mente.

El quinto chacra es el de la garganta (Vishuddha), que está en el plexo laríngeo y se relaciona con la tiroides, paratiroides, faringe, amígdalas, esófago, bronquios y boca. Su derecho principal es el del “Derecho a decir y a escuchar la verdad” (comunicación).

Este centro es responsable del rejuvenecimiento y la longevidad, produce clarividencia.

El sexto chacra es el del entrecejo (Ajna) o tercer ojo, corresponde a las glándulas hipófisis y pituitaria, parte inferior del cerebro, ojo izquierdo, orejas y nariz. Su derecho es el “Derecho a ver” (intuición y clarividencia).

La función de este chacra es desarrollar la templanza, otorgar ideas con dignidad, grandeza, veneración y sentimientos positivos, crea la evolución espiritual.

El séptimo chacra es el coronario (Sahasrara), situado a nivel de la coronilla y concierne a las glándulas epífisis, pineal, parte superior del cerebro y ojo derecho. Derecho elemental: “Derecho a saber” (el entendimiento).

Cuando esta activado este centro, el hombre entiende que el universo es infinito que somos seres cósmicos, que poseemos el poder de la transmutación y que seguiremos viviendo mas allá del cuerpo físico.


LOS CHACRAS Y LAS EMOCIONES


De igual forma que los órganos de nuestro cuerpo están relacionados con estos centros energéticos también lo esta nuestra mente (pensamientos y emociones). Si una persona se encuentra desarmonizada en su interior, la vida se le presenta mucho más hostil, compleja y oscura de lo que en verdad es.

Si expresamos las emociones en el momento adecuado no tendremos ningún problema, pues es la falta de movimiento de ésta la que nos produce presión en el lugar equivocado y eso es lo que nos duele.

Es sabido que muchas de nuestras enfermedades son psicosomáticas, es decir, generadas por nuestra mente y es a través de nuestra mente como generalmente desarmonizamos nuestros centros energéticos.

Veamos ahora como influyen nuestros pensamientos y emociones con estos centros de energía:



Es conocido que el resentimiento produce cáncer, que las tensiones cotidianas nos generan colitis nerviosa, que el estrés nos causa gastritis y que la ira nos puede llevar a un infarto, y la lista es muy larga.

Nuestros centros energéticos nos proveen de todo lo que necesita nuestro cuerpo para su buen funcionamiento. Todo está dentro de nosotros, cada uno es dueño y participe de todo; debemos entender que la enfermedad puede curarse si estamos dispuestos a cambiar la forma en que pensamos, creemos y actuamos.

¿No creen que valdría la pena reflexionar en como estamos cuidando nuestro cuerpo y llevando nuestra vida?
Publicar un comentario