miércoles, 15 de octubre de 2014

¿POR QUÉ OS SENTÍS TAN A MENUDO POBRES Y DESPROVISTOS?

¿Por qué os sentís tan a menudo pobres y desprovistos? Porque os habéis habituado a mirar hacia abajo, es decir a ver todo lo que es motivo de preocupaciones, de inquietudes, de penas. Os olvidáis de mirar hacia arriba, allí donde se encuentran la luz, la belleza, todo lo que puede dar un impulso a vuestra alma y hacerle descubrir los medios de superar las dificultades. Las preocupaciones, las dificultades existirán siempre, hagáis lo que hagáis; es inútil luchar contra ellas porque os aplastarían. ¿Qué hacer entonces? Exactamente lo mismo que hacemos contra las intemperies o contra los insectos: equiparnos.
Paraguas para protegernos de la lluvia cogemos un paraguas; para protegernos del frío nos ponemos un abrigo; para protegernos de los mosquitos ponemos una mosquitera o utilizamos algún producto para alejarlos. Pues bien, contra las dificultades no hay otra solución que mirar hacia arriba para recibir la luz y la fuerza. Y mirar hacia arriba, es también aprender a alegrarnos de todo lo que hasta ahora habíamos descuidado. Cada día procurad descubrir alguna cosa que os beneficie o maraville – puede ser un encuentro, un acontecimiento, un objeto, un pensamiento – y ponedlo en vuestro corazón, en vuestra inteligencia, en vuestra memoria, y dad gracias por haberlo encontrado en vuestro camino.


Omraam Mikhaël Aïvanhov
Publicar un comentario