sábado, 8 de noviembre de 2014

NO TE DUERMAS SIN SUPERAR TODAS LAS TRISTEZAS.

Habéis pasado un buen día. Pero he ahí que al final de la tarde se produce un incidente que os inspira tristeza y desánimo. No os acostéis antes de haber hecho un trabajo interior para liberaros de este estado. Si no, al día siguiente, cuando os despertéis, constataréis que todo lo que habíais vivido de bueno el día anterior, se ha borrado por el incidente que se produjo al final de la tarde, y es esta sensación la que queda grabada en vosotros. Diréis: «Pero, ¿cómo es posible que ese momento desagradable haya sido capaz de borrar toda una jornada pasada en armonía y paz?» Pues sí, justamente, porque nada queda sin consecuencias, y cualquier preocupación que hayáis experimentado al final de la jornada seguirá viva al día siguiente si no hacéis nada para neutralizarla.

Cada noche, en el momento de acostaros, esforzaos por expulsar todo lo que pueda oscurecer vuestra conciencia. Recurrid a los mejores pensamientos y a los mejores sentimientos para que os acompañen en este viaje que vais a hacer al otro mundo. Así eempezaréis el día siguiente sintiéndoos libres y llenos de ánimo.

Omraam Mikhaël Aïvanhov


Publicar un comentario