sábado, 15 de noviembre de 2014

NO TIENE QUE PASAR NADA PARA QUE SEAS FELIZ.


 No tiene que pasar nada para que seas feliz. Solo cambiar tu foco de atención y sacarlo de lo que no tienes para ponerlo en lo que si tienes. No esperes más resultados. Basta de lucha, basta de esfuerzo. Sigue moviéndote para lograr tus objetivos, pero no para alcanzar un estado. No para ser feliz. Disfruta el presente. No importa cómo, solo disfruta. Proponerte disfrutar en todo momento, sea como sea. Cuídate solamente de no hacerte daño ni hacer daño a los demás.

Sabe que lo más maravilloso que tienes y que jamás puedes perder es a ti mismo. Si no te sientes maravilloso es simplemente porque te han hecho sentir que no lo eres. Nadie ha reconocido cuando eras niño o niña tu grandiosidad. Te han convencido de que eres algo que en realidad no eres: un ser imperfecto. Te han engañado toda tu vida. A ti y a todos los que conoces.
Eres ahora lo que estás buscando y además eres el que lo busca. No esperes la salvación en el futuro, pues este solo está en la mente. No es real. Ese es el engaño. No creas que tienen que pasar ciertas cosas. La realidad es que no necesitas nada. Solo debes darte cuenta de este mecanismo inconsciente del ego que te produce sufrimiento de miles de formas haciéndote creer que la felicidad tiene requisitos. Que es algo a alcanzar. Si tú quieres, si realmente lo ves, puedes ser feliz en este instante. Esto no es una teoría o la frase de un libro de autoayuda, hablo por mi propia experiencia.
Luego, desde ese estado de amor, alegría, gratificación, paz, y dicha, todo lo que estuviste buscando desde hace tanto tiempo vendrá naturalmente. Por eso Jesús dijo: BUSCAD PRIMERO EL REINO DE DIOS Y TODO LO DEMAS OS SERA DADO POR AÑADIDURA.

Deja de buscar. Ríndete. Esto no significa abandonarte, significa dejar de esperar resultados. Se te pasa la vida buscando y buscando. Ya es suficiente. ¿Cuánto más esperar? Mírate, y ve lo maravilloso que eres. Sabe que todo lo negativo que hay en ti no son más que condicionamientos grabados en el cerebro. Sea cual fuere el error que hayas cometido en el pasado, o que sigas cometiendo en el presente, no te pertenece. No es tuyo. Son tan solo programas. No tienen esencia. ¿Vas a seguir sufriendo y preocupándote por un maldito programa aprendido?. Es ridículo. Atrás estas tú; la luz y el amor puro. No dudes de esto. Ten la certeza de que todo es mentira, por más que parezca tan real.

La sociedad entera está dormida. Todos. No les creas. Se olvidaron de lo que realmente importa. No uno, ni cien, mil, o un millón. Sino TODOS. Salvo un ínfimo grupo de personas, de los cuales probablemente jamás hayas conocido a ninguno de ellos. Por eso, ten fe de que esta es la verdad. Préndete con todas tus fuerzas a este conocimiento. TODO ES LUZ Y AMOR, SOLO DEBES PROFUNDIZAR EN TI, SALIR DE LA MENTE, DEJAR DE PENSAR, Y LO COMPROBARAS POR TU PROPIA EXPERIENCIA. Eso se llama meditación y no hay otro camino. Así lo lograron todos los maestros que pisaron la tierra.
Simplemente porque ni Dios, ni el amor, ni la felicidad están en la mente. Dedícate a permanecer más tiempo contigo mismo en silencio y deja todo los demás en segundo plano. Inclusive a tu familia. Les serás mucho más útil cuando seas tú mismo. Créeme que no hay cosa más importante en la vida. No hay empresa más digna. Cuando te desapegues de lo exterior, comprendas que el mundo esta vacío, que es incapaz de hacerte feliz, y no hagas otra cosa que mirar hacia dentro sintiendo tu propia presencia, todo lo que deseas y buscas vendrá fácilmente. No te esfuerces. Si hay un esfuerzo que tienes que hacer en toda tu vida es obligarte a permanecer por largos periodos a solas y en silencio contigo mismo. De ahí nacerá un nuevo ser, mucho más parecido a Dios. Y todos querrán estar contigo. Serás la luz que el mundo necesita.


Por Lic. Fernan Makaroff
Publicar un comentario