viernes, 28 de diciembre de 2012

ABRIR Y CERRAR PUERTAS


"Abrir y cerrar puertas, ¿habéis reflexionado sobre la importancia de este gesto? ¿Sabéis cuándo abrir una puerta y cuándo cerrarla? Evidentemente, en la vida cotidiana lo sabéis:
lo hacéis todo el día para entrar y salir, o para hacer entrar y salir a aquellos que acogéis en vuestra casa. Pero las puertas de las que yo os hablo, son aquellas que tenemos en nosotros mismos. Son estas puertas que es preciso aprender a abrir o a
cerrar: abrirlas cuando queremos alcanzar las regiones celestiales o permitir a los ángeles de entrar en nosotros, y cerrarlas para impedir que penetren los espíritus tenebrosos, para preservar nuestras riquezas espirituales.
Las puertas existen en nosotros bajo toda clase de formas. Ya en nuestro cuerpo físico poseemos doce: los dos ojos, las dos orejas, los dos orificios nasales, la boca, los dos senos, el ombligo y más abajo aún dos puertas más. Estas puertas nos ponen en comunicación con el mundo físico que nos rodea; pero lo que no se sabe, es que ellas también tienen por función ponernos en comunicación con el mundo psíquico y el mundo espiritual. Así pues, he aquí un amplio campo a estudiar:
cuándo y cómo abrir o cerrar estas puertas…"
Omraam Mikhaël Aïvanhov
Publicar un comentario