viernes, 9 de noviembre de 2012

EL ARBOL DE NAVIDAD

El origen del árbol moderno es alemán, alrededor del siglo XVI, pero en España comenzó a popularizarse a primeros del siglo XX. Hay muchas leyendas alrededor del árbol de Navidad, en cuanto a su origen, simbolismo, fecha y lugar de aparición, pero lo cierto es que su hoja perenne le confiere el simbolismo del color verde con todo lo que conlleva. Entre todas las leyendas habría que destacar una que nos habla de la poesía de decorar el árbol con luces y objetos brillantes.
Se cuenta que el fundador de la religión protestante Martin Luther estaba caminando en un bosque en la víspera de navidad, en un momento del camino encontró una imagen de una belleza tal que le dejó impresionado: vio como a través de los árboles se filtraba el resplandor de las estrellas. Cuando llegó a casa en un intento de reproducir aquella visión cogió un árbol y lo llenó de luces, éste sería el origen de la decoración de los árboles de navidad.
La primera decisión que hay que tomar en la decoración del árbol, es si se prefiere un árbol natural o de plástico. A éste respecto se aconseja comprar uno de plástico que sea desmontable y que se pueda guardar para años sucesivos, evitando así la tala indiscriminada y abaratando el coste que supone comprar un árbol cada año. Los adornos del árbol son una parte muy influyente en la decoración interior, lo más típico son las bolas de vidrio, que se suelen elegir por los brillos que desprenden una vez lacadas. Actualmente estos efectos se consiguen en plástico y sin el peligro de rotura. Otro elemento muy recurrido son las boas, estas son tiras brillantes que se enrollan en el árbol, pueden ser de plástico brillante o en un modelo más moderno y elegante de tela.
En cuanto a la elección del tipo de adorno para el árbol, hay dos líneas principales, una más divertida que opta por el uso de la variedad de colores texturas y objetos, y otra versión más tranquila, en la cual empleamos una reducida gama de colores que se suelen adornar con bolas con la misma textura, con boas del mismo color que las bolas y con luces monocromáticas.
Este último árbol es más un estilo de árbol navideño americano, ya que en la actualidad EEUU se ha convertido en el referente de árboles grandes decorados con bombillas, como es el caso del árbol que se monta cada año en el centro Rockefeller de Manhattan (¡el último fue de unos 33 metros de altura y estuvo adornado con treinta mil bombillas!)
MATERIAL TOMADO DE LA WEB
Publicar un comentario