lunes, 14 de mayo de 2012

CURSO DE MAGIA ANGELICA 2 de 8



TEURGIA CLASE II
TRES FORMAS DE PRACTICAR LA MAGIA:
Magia personal: Para esto vamos a utilizar un aspecto de comprensión del Padre Nuestro, que sería “hágase mi voluntad”, no importa el medio, la forma, si mi voluntad es la celeste o si lo que pido es bueno o malo. El “hágase mi voluntad” puede ser brujería, porque implica cualquier medio para lograr que se cumpla lo que yo quiero. La magia personal se define donde brota la fuente de Luz y se la puede usar para el bien o para el mal. Lo que define que la magia brota de la persona, no la evoca de lo superior ni de lo inferior, sino que la extrae de sí mismo. Un ejemplo es el magnetismo, en donde no se evoca la ayuda de ningún ángel ni energía divina sino que la energía que se trastada es la propia de la persona. Puede ser blanca o negra depende de lo que yo transmita.

Magia colectiva o gregórica: Es el “hágase nuestra voluntad”, es decir más de una persona se conjugan para hacer un trabajo dado, puede ser blanca por ejemplo una cadena de oración.
Teurgia. Es la del Padre Nuestro, “hágase tú voluntad”, entendiendo que cuando más parecida es la voluntad del operador a la voluntad celeste, más alto es el trabajo que voy a poder realizar.
El trabajo del mago propiamente dicho es ir adaptando su voluntad a la voluntad de Dios “Si Dios nos diera todo lo que pedimos no sería un buen padre”. No todo lo que pedimos es bueno para nosotros.

Agripa padre de la magia moderna define a la magia según tres aspectos:
Magia natural: El conocimiento de las virtudes que posee todo lo creado; las plantas, las piedras, los animales y todo lo que corresponden a la naturaleza, inclusive los colores.
Magia celeste: La posibilidad de comprender y trabajar las energías de los astros. La tradición los reconoce como criaturas vivas, similares o analógicas a los ángeles. El conocimiento de los tiempos celestes estudiados en astrología.
Agripa le llama matemáticas teniendo en cuenta que sus conocimientos están relacionados a cálculos matemáticos complicados.

Magia Ceremonial o teológica: es aquella por la cual podemos obtener cambios por medio de la asistencia de la Virgen, los Santos, los ángeles y las criaturas celestes.
En principio vamos a ver una distinción: en la magia sagrada no podemos operar sobre la voluntad de otros a diferencia de cualquier otra práctica. No podemos generar en el otro lo que no vino a buscar. La decisión de cambiar, modificar aunque sean cosas buenas la tiene que tener el otro.
No hay criatura celeste que pueda ser obligada u hostigada a trabajar, cuestión que la hechicería si usa.
Se lo puede convocar..... La magia es la unión de dos voluntades: la divina y la humana. Ahí es que acontece el hecho mágico en sí mismo, El Milagro. Lo celeste se manifiesta y transforma la enfermedad en salud, etcétera.

La teurgia no corre riesgos, es un tipo de magia en donde en operador no se expone a peligros, ya que aquello que está haciendo es en “actitud de colaboración”.
No sojuzguemos a ninguna criatura (retener, enfrascar, ponerlos en determinadas situaciones donde se ven obligados a trabajar para mí.) Lo que la teurgia propone es ofrecer a los elementales, espacios, situaciones indicadas para que en principio ellos estén bien y una vez que se halla generado una situación de afecto entre ellos y nosotros, solo por su propia libertad van a decidir colaborar. Nunca los vamos a retener, obligar u sojuzgar como en la hechicería con figuras mágicas específicas que los obligan a hacerlos.
No se trabaja con muertos (nigromancia), no se trabaja con los difuntos. La nigromancia implica la invocación y el sojuzgamiento espiritual de difuntos del bajo astral.
La teurgia busca colaborar con el espíritu de las personas desencarnadas, nunca pretenden que ellas trabajen para nosotros, sino que nosotros trabajamos para ellas haciendo elevar el alma, haciendo pedidos en forma tradicional que permiten que ellos accedan a niveles de espiritualidad cada vez más alto. “No es hecho para nosotros, sino nosotros para ellos,”al igual que los elementales. Luego obtendremos beneficios porque las relaciones de amor son retribuidas.

Patronos de los difuntos: son aquellos que los asisten: la Virgen y Miguel Arcángel. Ellos convierten la mirada que no les permite subir y ver la luz. No se practica la fuerza ni la violencia, sino la confianza, la fe y el amor como formas de trabajo.
Es importante siempre analizar:
Qué pido: si lo que pido es digno de obtener.
A quién se lo pido: debo tener en cuenta los patronazgos, el ser de luz que trabaja para ello.
Cómo lo pido: es decir que ritual corresponde, que conviene aplicar en una situación dada, que tipos de elementos encender, etc.
Cuándo pido: que día corresponde a cada uno, que tiempo del año corresponde a cada uno.
Una cuestión que engloba todo esto es si yo estoy a la altura de lo que pido. Agripa lo llama “dignificación de mago”, y quiere decir que aquello por lo que yo pido va a funcionar en la medida que yo pueda hacer algo por aquello que pido. No voy a poder obtener nada por aquello que yo no haga nada. No voy a poder hacer nada, ni con la oración, por aquellas cuestiones en las que yo no he trabajado. Hay que encontrar la nivelación con San Francisco de Asís: “Señor haz de mi un instrumento......”.
A medida que el instrumento se va perfeccionando la energía se puede llegar a descender es cada vez más alta y más fuerte (esto es la dignificación.)

Dignificación del mago:
Implica hacer bien aquello que Dios nos dio como responsabilidad. Se le pueden llamar ministerios. Saber ¿cuál es mi ministerio? Seria la primera pregunta del mago. Esto lo podemos enmarcar dentro de la espiritualidad cotidiana “hacerse cargo de aquello que es su propia historia y su propia vida”. Dignificar es que si estoy casado, vivo como una persona casada que respeta a su pareja, y si soy un monje vivo como tal con todas las actitudes y costumbres de los monjes.
Dignificar implica que si yo pido, el que escucha va a responder respetando a la persona que está pidiendo. La clave de una buena magia es una buena persona. Un buen mago es primero una buena persona. Un buen mago es responsable y éticamente responsable de aquello que fue dado por Dios para obra y custodia.
La oración es el sostén de toda la actividad del mago. El mago es una persona que se forma de tres maneras, al igual que los alquimistas y los astrólogos.
Todas las oraciones que hagamos durante el día mientras realizamos otras cosas las vamos a potenciar arrodillándonos frente al altar y rezando aunque sean cinco minutos.
Orar es hablar con Dios y este aspecto del mago lo llamamos “MISTICO”.
Primero debemos relacionarnos lo más íntimamente con Dios. Quiere decir sentirlo como presente real y actuante en mi vida e historia. El que no lo tenga no puede trabajar con esas energías, va a estar haciendo sin darse cuenta Magia personal.
“NOSTICO” estudio y dedicación. Me voy vinculando con el arte de la magia misma. Hay muchos espíritus de luz que valoran el nivel de quema de pestañas por así decirlo. A más dedicación más nos asisten.
“ASPECTO MÁGICO PROPIAMENTE DICHO” responde a la calidad, el mago no es mago para sí mismo sino que lo es para Dios. Lograr que los demás conozcan a Dios. A mayor bondad mayor poder.

PROPOSITO DE LA TEURGIA:

LIBERAR: este es el fin, implica desatar, desacondicionar, liberar un prejuicio, una enfermedad. Dios es bondad. Curar es dejar la oscuridad. Consolar: palabra mágica llena de contenidos.
ILUMINAR: es conjurar: la luz desplaza a la oscuridad por sí misma.
SU MEDIO: la acción humana que lleva una energía divina; que se puede obtener por medios de ritos, posturas corporales, significado de colores, oraciones, palabras, etc.
SU FUENTE: que es Dios mismo. Se trata con aquellas divinidades que yo conozco como reales. No puedo buscar a Buda, magia incaica u otra. Todo objeto y acción cristiana es teúrgico como persignarse, rezar, caminar a Luján, rezar el Rosario......

Teurgia es según Papus la magia del amor. Yo sé que el amor es efectivo, pero hay determinadas formas donde operativamente puede servir más.
La magia es la forma del doble amor: servir a los de arriba y a los de abajo (nosotros.)
La Virgen en el cielo está en la tierra y viceversa.
Muchos aspectos de la teurgia se llaman fórmulas: formas de oración, respeto de Dios u horas. La mayoría de las formulas para invocar energías divinas están tomadas de la Biblia. Dentro de ella se extraen las fórmulas y las leyes, aquello que funciona porque sé que es eterno, como por ejemplo las bienaventuranzas que son leyes.
Además de las formulas se trabaja con posturas, signos, asanas, con los que llamamos Santos (compendio de oraciones tradicionales = La corona mística, Dogma y ritual de la alta magia de Luis Fos Levi.)

UN LABORATORIO DE UN ALQUIMISTA CONSTA DE TRES PARTES
ORATORIO.
ESCRITORIO (nóstico).
LABORATORIO PROPIAMENTE DICHO.

Hay un orden jerárquico que representa una fuente de Luz que se expande hacia seres que a su vez lo expanden (Dios, la Santísima Trinidad, la Virgen, los Santos y luego los ángeles).
Cuando más parecido es lo yo sufro a lo que él (el santo) sufrió, más cerca esta él de asistirme.
Dice Agripa que el santo es infinitamente superior al ángel porque el santo es humano, en cambio el ángel nunca lo fue.

Publicar un comentario