domingo, 1 de junio de 2014

Ángel Haiaiel 8 de agosto.

Atributo: Dios nuestro del universo.
Planeta: Luna.
Coro Angélico: Guardianes.
Sefiráh: Yesod.
Horario de regencia: de  23:20  a 23:40 horas.
Se lo invoca para:
·       Tener coraje y valentía para enfrentar peligros.
·       Liberarnos de vínculos con persona que nos quieren oprimir.
·       Sentirnos en paz y tener fuerza, valentía, talento y seguridad en todas las actividades.
Los nacidos bajo su regencia:
Las personas bajo su influencia luchan cualquier tipo de injusticia.  Saben discernir entre lo correcto y lo incorrecto. Su manera de pensar esencialmente correcta se espeja en su comportamiento. Su existencia es sinónimo de abundancia  y felicidad. Se sentirá seguro cuando tiene el apoyo  de su cónyuge y de su familia que nunca serán  fuente de problema para él. Deberá recordar que todo momento difícil lo lleva al crecimiento espiritual. Es una persona Fiel y preocupada en su vida particular.  Necesita momentos de aislamiento aunque no le gusta vivir solo. Su ritmo de trabajo es rápido, obteniendo los beneficios generalmente antes de lo previsto.
Cita bíblica:
Por mi parte, daré muchas gracias al Señor;
lo alabaré entre una gran muchedumbre.
Salmo 109:30

HAIAIEL: ‘LA DERROTA DEL CABALLERO NEGRO’

La princesa Aura acababa de cumplir su mayoría de edad y aquellas 21 campanadas anunciaban con armonioso compas aquel acontecimiento.
Debía sentirse muy feliz, pues todas las doncellas sobaban con ese momento, sin embargo, aquella hermosa flor, tan cálida y suave, se sentía embargada por una profunda tristeza. El día más esperado de su vida se estaba convirtiendo también en el más amargo.
Tan solo podía haber una razón para que la joven Aura se sintiera tan apenada.
- Hija mía, hoy cumples tu mayoría de edad y ha llegado el momento de buscarte un esposo -le dijo su padre, el rey de Lumer, la tierra del talento -.
-Pero padre aun soy joven y lo que es más importante, no estoy enamorada -contesto la princesa ruborizándose -.
-Tonterías, ya tienes edad, y en cuanto al amor no te preocupes, tendrás tiempo para ello – dijo tenazmente el rey -. Debes prepararte, pues en la próxima luna se celebrara un torneo, aquel que venza será el caballero que te desposara. No hay nada más que hablar.
La princesa se retiró a sus aposentos y lloro hasta quedar rendida.
Y el día del torneo llego. La noticia que había proclamado el rey llego hasta todos los lugares y de los más remotos confines de la tierra, fueron llegando caballeros con el único deseo de ser esposo de tan delicada flor.
Durante siete días estuvieron compitiendo y ya tan solo quedaban dos finalistas que se enfrentarían en un último duelo.
Aquellos dos caballeros eran sin duda los más diestros. Uno se distinguía por su habilidad en el manejo de la espada, el otro por un extraño poder malévolo.
Todos esperaban que la destreza ganase la partida a la crueldad, pero se equivocarían, pues el caballero negro no dio oportunidad para que su rival se defendiera.
Un grito surgió de las gargantas de todos cuantos estaban asistiendo al espectáculo. Aquel acto de cobardía había sido traicionero, pero nadie se atrevió a hacerle frente a aquel sanguinario guerrero.
-He ganado mi derecho. Entregadme a la princesa -dijo el ganador del torneo -, mientras que amenazaba al rey con su espada.
Ante las miradas de asombro del pueblo, el caballero negro se llevó a la dulce Aura, sin que nadie le opusiera resistencia.
Pasaron los días y el rey cayó enfermo de desesperación. Se sentía culpable de lo que le había sucedido a su hija, y no sabía que hacer.
Cierto día, llego al palacio un humilde escudero quien decía poder salvar a la princesa. Muchos se rieron de él, sin embargo, fue recibido por el rey.
-Decís que podréis salvar vos solo a la princesa -pregunto sin convicción el rey -.
-Forjadme una armadura y una espada con este metal que os entrego y os lo demostrare -contesto seguro de si el apuesto joven -.
- ¿Cómo os llamáis muchacho? -pregunto intrigado el Soberano -.
-Mi nombre es Haiaiel, señor, vuestro más humilde servidor.
A la mañana siguiente, el osado Haiayel recibió una armadura plateada y una espada que despedía una luz poderosa, y con ellas partió en busca del caballero negro.
Cuando le encontró, mantuvieron una terrible lucha. Las fuerzas del mal combatían con celo y astucia, pero esas armas no eran suficientes para vencer a las fuerzas del bien, quien superando aquella magia negra, consiguió la victoria definitiva sobre ella.
La princesa fue rescatada por aquel valeroso escudero, quien al llegar a palacio y por la gracia Divina encomendada al Soberano, fue nombrado caballero. Ya no marcharía de aquel reino, pues la princesa Aura no le permitiría hacerlo.


Publicar un comentario